a) Dirigir el Partido en conformidad a sus principios, Estatuto, programas, y a las orientaciones, resoluciones y acuerdos del Consejo General.

b) Proponer al Consejo General el programa del Partido.

c) Dictar los reglamentos internos necesarios para la adecuada organización, funcionamiento y financiamiento del Partido. Estos deberán ser aprobados por la mayoría absoluta de los miembros en ejercicio de la Directiva Nacional y entrarán en vigencia de manera inmediata, sin perjuicio de lo dispuesto en la letra g) del Artículo 35 del presente Estatuto. Los reglamentos aprobados serán puestos en conocimiento de la Comisión Política.

d) Proponer al Consejo General las modificaciones a las declaraciones de principios, nombre del Partido, programas partidarios, estatutos y reglamento interno, como asimismo, las alianzas, pactos electorales, fusión con otro u otros partidos, y su disolución.

Del mismo modo podrá proponer al Tribunal Supremo la dictación de las instrucciones generales necesarias para la realización adecuada de los procesos electorales internos, conforme a la ley y a los estatutos.

e) Convocar las sesiones ordinarias y extraordinarias del Consejo General.

f) Proponer al Consejo General, para análisis y propuestas, los temas de políticas públicas considerados relevantes para el Partido y el país.

g) Designar al Administrador General de Fondos del Partido, cuando corresponda.

h) Administrar los bienes del Partido, rindiendo cuenta al Consejo General.

i) Reconocer a las directivas electas de los organismos directivos del Partido.

j) Declarar en reorganización, con expresión de causa, cualquier organismo del Partido, con excepción del Consejo General, el Tribunal Supremo, la Comisión Política, los Consejos y Directivas Regionales. En tal caso, deberá nombrar una directiva provisional del organismo en reorganización o un afiliado en calidad de interventor de éste. De todo ello, dará conocimiento a la Comisión Política.

Un Comité de la Sala de Senadores, el Jefe de la Bancada de Diputados del Partido, el Jefe Nacional de los Alcaldes y Concejales, el Jefe Nacional de los Consejeros de los Gobiernos Regionales y el Presidente Regional electo por sus pares, se incorporarán a las Sesiones Ordinarias de la Directiva Nacional y a todas las Extraordinarias en que se traten materias legislativas, de fiscalización, municipales, regionales u otras donde la Directiva estime necesario escuchar su opinión. Estos deberán informar de los acuerdos adoptados a los Parlamentarios, Alcaldes y Concejales, respectivamente, cuya representación invisten y a velar por el cumplimiento u observancia de estos acuerdos, en el marco de la acción legislativa o municipal correspondiente. En el caso de los Parlamentarios, esto es sin perjuicio de lo establecido en el artículo 32 de la Ley Orgánica Constitucional de Partidos Políticos.

k) Someter al conocimiento del Tribunal Supremo las faltas a los estatutos y a la disciplina partidaria de que tenga conocimiento, especialmente las faltas graves en contra de la ética y disciplina partidista en que incurra cualquier miembro de la Comisión Política.

l) Objetar, con acuerdo de la Comisión Política y oyendo al Tribunal Supremo, la proposición de postulante a candidato a parlamentario, en casos calificados por este último, debiendo el consejo respectivo realizar una nueva propuesta.

m) Establecer los cargos, las funciones que se asignarán y las remuneraciones de los profesionales, técnicos y administrativos que constituyen el Área Operativa, debiendo nombrar un profesional en calidad de Contralor interno, quien será colaborador directo de la Directiva Nacional, en el cumplimiento de las normas y procedimientos internos, y será además el Administrador General de los Fondos del Partido. También podrá designar a un Prosecretario, para que colabore con el Secretario General en el cumplimiento de sus funciones que no sean de competencia del primero.

Ambos funcionarios deberán efectuar una declaración de intereses y patrimonio ante la Directiva Nacional del Partido, dentro de los 30 días siguientes a su designación y al término de su mandato, debiendo modificarlas en caso de producirse algún cambio significativo. Dichas declaraciones serán públicas.

La Directiva Nacional velará para que no se generen incompatibilidades o conflictos de intereses al interior de las áreas del Partido.

n) Designar los coordinadores de los equipos técnicos y los Jefes de las Divisiones de Trabajo a que se refiere la letra f) del artículo 38.

ñ) Consultar a los afiliados sobre cualquier materia que forme parte de sus competencias, sin perjuicio de las facultades que los Estatutos entreguen a órganos determinados del Partido.

Los integrantes de la Directiva Nacional deberán efectuar una declaración anual de intereses y patrimonio en los términos de la Ley sobre Probidad en la Función Pública y Prevención de los Conflictos de Intereses, la que deberá ser remitida al Servicio Electoral para su custodia y control.

o) Todas las demás facultades que este Estatuto o los reglamentos internos le confieran y que no sean contradictorios con la ley de partidos políticos.