Los diputados de Renovación Nacional Gonzalo Fuenzalida y Paulina Núñez presentaron indicaciones para regular la contratación de familiares en las entidades notariales

 

Los legisladores -miembros de la comisión de Constitución de la Cámara, en la cual está en discusión el proyecto-, buscan prohibir que notarios, conservadores de bienes raíces y archiveros contraten «para el desempeño de funciones en las dependencias de su oficio y cualquier otra función o prestación de servicios que se relacione con esta, a los ascendientes y descendientes, a sus cónyuges o a sus parientes colaterales hasta el tercer grado de consanguinidad y segundo de afinidad».

 

La iniciativa considera la inhabilidad de contratar a parientes que tengan vínculos por adopción.

 

En esa línea, los parlamentarios también presentaron una indicación que dicta que las mismas personas verán impedida la posibilidad de contratar, para los mismos fines «a los descendientes de los funcionarios del primer escalafón del Poder Judicial». 

 

Los diputados sostienen que la idea busca impedir que se dé una práctica que, dicen, es «recurrente» en estas entidades.

 

El legislador Gonzalo Fuenzalida explicó que «de esta forma se evitará todo tipo de atisbos y corrupción que puede haber en el sentido de comprometer cargos en base a nombramientos, lo que también debiese terminar con la forma colegiada que está establecida hoy».

 

Por su parte, Paulina Núñez complementó que «es prudente buscar que las notarías, con todo lo que hemos vivido, no se transformen en lugares de nepotismo o para pagar favores políticos a los jueces contratando a sus familiares. Creo que esa independencia debe existir».