Y los profesores… ¿Cuándo?

Luis Tello, profesor y Vicepresidente comunal RN La Serena

Desde que tengo conocimiento, en Chile siempre ha sido un tema principal la educación, que sin la educación no hay futuro, que sin la educación no hay esperanza, que sin la educación no hay oportunidades y que sin la educación no hay un Chile mirando hacia el futuro, y una ciudadanía empobrecida y sin conocimiento, de lo que sucede y como los afecta.

La mayoría de los gobiernos quieren un pueblo desinformado, la mayoría de los gobernadores gozan de la ignorancia de la gente, para que estos después los voten y sigan un camino de poder y satisfacción personal (20 años de concertación, por ejemplo), dejando en el olvido, el sin fin de promesas, que de una u otra manera, ilusionó al ciudadano, ilusiono al votante y especialmente a la persona.

Durante estos días, Chile se ha centrado en un debate que para nadie es ajeno, y que muchos ya saben a qué debate me refiero; el de la EDUCACIÓN. En las pasadas presidenciales de lo que más se habló fue de educación, ya que la candidata de ese entonces prometía gratuidad y la mejor de las reformas educacionales jamás hecha, todos aplaudían, saltaban desde un pie y gritaban por las calles ¡¡¡Viva Bachelet!!! Pero si somos capaces de volver al presente, eso no es más que parte de un pasado, que de cualquier forma, simplemente condena.

Todos soñamos con que el joven chileno tenga la opción de recibir una educación digna y de calidad, que el joven pobre, tenga las mismas oportunidades metodológicas y/o pedagógicas como el joven de clase media y el de clase alta, que los tres al momento de sentarse hablar de matemáticas, lenguaje, historia, ciencias y de artes, logren compartir conocimientos, contenidos y conceptos básicos, el cual, al momento que pasen las horas, puedan llegar a un acuerdo o simplemente puedan discrepar, pero no que uno se levante y se vaya, porque no sabe sumar, restar, leer o analizar. El debate de la reforma educacional presentada por la presidenta Bachelet y su ministro de educación, Nicolás Eyzaguirre, no tiene para nada de contentos a los padres y apoderados, directores, sostenedores y alumnos, porque en la mayoría de los puntos de dicha reforma, atenta contra la libertad de elegir y de optar.

Tampoco nos tiene contentos a nosotros, el gremio, gremio que ha sido ignorado por mucho tiempo, y que día a día es desvalorizado por  la clase política y ciudadanía en general, yo me pregunto, ¿Cuándo nos pedirán nuestra opinión? ¿Cuándo el gobierno será capaz de llamarnos a una mesa de trabajo con verdaderos representantes de los profesores?, con esos que día a día pasan en la sala de clases, planifican, llegan a sus casas y siguen planificando, evaluando y enseñando? cualquier sistema educacional en el mundo que sea exitoso, en la primera línea de mando tiene a los profesores, ya que nosotros somos el motor de la enseñanza, somos el motor de llevar una sociedad hacia el triunfo en conocimiento o desarrollo de pensamiento, como también hacia el precipicio; pienso que cuando quede de lado el fanatismo ideológico de imponer, recién ahí, los actores sociales serán capaces de presentar una propuesta país, donde el foco principal, de una vez por todas sea la CALIDAD, y no la competencia de quitar a algunos para darles a otros, la idea es nivelar y no desnivelar, a pesar de todo tengo la esperanza de que más temprano que tarde, la discusión de tres jóvenes de 20 años, de tres clases sociales distintas, en un mismo contexto y un mismo nivel de contenido será posible…por lo mismo…LOS PROFESORES…¿CUANDO?