Vicepresidente RN, Felipe Guevara, a El Diario de Aysén: “La reforma electoral que aprobó la Cámara tiene una letra chica que resulta ser muy compleja”

Entrevista publicada por: El Diario de Aysén

La semana pasada estuvo en nuestra región el vicepresidente de RN, Felipe Guevara, quien es alcalde de Lo Barnechea. En su visita conversó con nuestro medio, destacando el inicio del trabajo para la conformación de una nueva oposición que aglutine a los sectores de derecha y también los del centro. Sobre este y otro temas conversamos con él, y esto fue lo que nos contó.

¿Cuál es su percepción del conflicto entre el gobierno los consejeros regionales, quienes reclaman el nulo avance de la ley de transferencia de competencias para la administración regional?

Hay una tremenda irresponsabilidad política del mundo parlamentario en mantener trabado un proyecto de ley que define las facultades. Los actuales consejeros regionales participaron de una elección, donde no sabían cuáles serían sus atribuciones, cuanto duraría su periodo todavía no se sabe si es por 3 o 4 años, no conocen la dieta que percibirán por el trabajo realizado. Entonces la responsabilidad tiene que ver con trabas que existen en el congreso nacional respecto a este proyecto de ley que fue enviado hace mucho tiempo, que ha recibido múltiples perfeccionamientos, y que requiere una decisión política a nivel de parlamento que tiene efectivamente trancada la inversión en muchas regiones. En la Metropolitana no se ha aprobado ningún proyecto. En otras pasa lo mismo. Los perjudicados son los chilenos y chilenas que están al final de la línea, no son los partidos políticos, ni el Intendente, ni le gobierno, ni el alcalde sino que son quienes debiesen estar recibiendo ese beneficio. Esto pudiese provocar el retraso en hasta un año.

¿Cómo se pudiese acelerar esta ley para que pronto se cuente con un reglamento del consejo regional?

Dos instituciones pueden acelerar el proceso, uno es el presidente de la comisión de Gobierno Interior quien lo puede poner o no en la tabla en su comisión para que el proyecto avance en el parlamento, y el otro es el Presidente de la República quien le puede poner urgencia el día que estime conveniente. Y ninguno de los dos ha hecho nada para que este proyecto realmente avance. Los partidos no sacan nada con presionar.

¿Qué opina usted respecto a esta Reforma Tributaria que impulsa el gobierno y que tuvo un rápido avance en el parlamento?

Esta reforma es muy mala, la Nueva Mayoría pasó la aplanadora en la cámara de diputados ni siquiera se discutió y la aprobaron como fardo cerrado. En el senado nuestros representantes intentaron hacer la mayor cantidad de cambios posibles, pero sigue siendo un amala reforma, por dos razones: uno porque no conocemos el objetivo, estamos juntando plata y nadie sabe en que la vamos a gastar, se habla de la educación, ahora las encuestas dicen que es importante la salud, entonces el ministro del Interior dice que también se incluirá esta área, cuestión que nunca se había dicho ni en campaña ni en estos meses de gobierno, se nota una improvisación permanente, ya que se impulsan recaudaciones que no sabemos cuál es la contrapartida  del gasto de esas platas. Otro punto tiene que ver con quien pagara esta reforma es la clase media chilena, las pymes y las personas más vulnerables. Esto no lo van a pagar los empresarios porque lo que va a hacer el dueño del banco es que le va a traspasar el costo a los clientes en el crédito, lo que hará el dueño del supermercado es traspasar el costo en cada uno de los alimentos que vende y por lo tanto quienes van a pagar esto es la gente común y corriente. Le estamos quitando del bolsillo de las personas que más necesitan $8 mil millones de dólares, esto resulta ser un despropósito.

Se supone que parte de esa recaudación permitirá financiar la reforma educacional

Reforma que no conocemos. Días atrás en un medio nacional aparece el ministro Eyzaguirre afirmando que la desmunicipalización, o sea la adquisición o captura de los colegios municipales por parte del estado va a ocurrir solo cuando estos colegios estén saneados, sin deuda. Algo novedoso no lo había dicho antes, ya sabemos que parte de esta recaudación que viene del bolsillo de la gente más necesitada pagara deudas de los municipios que en forma ineficiente han administrado la educación púbica. No parece razonable que la clase media pague las deudas de los municipios con sus profesores, con la compañía eléctrica, con los proveedores de alimentos, con las imposiciones de los profesores.

¿Cuál es su opinión de esta tercera reforma que modifica el sistema electoral chileno?

La Reforma que se aprobó en la cámara tiene una letra chica que resulta ser muy compleja. En general se aprobó un aumento de 38 parlamentarios, eso significa otro senado de la república, nadie puede decir  que esto no tiene un costo enorme. Van a duplicar el costo que tiene hoy día mantener al senado, con estos nuevos parlamentarios en materia de dieta, de asesoría, vehículo, combustible. Y eso alguien tienen que pagarlo. Es una sinvergüenza decir que esto es gratis.

Desde el punto de vista de la representación aumenta la participación de las regiones, por lo menos en el senado. De 50 senadores, si se aprueba la reforma, 44 serían de regiones y solo 6 de la región Metropolitana, por lo tanto nadie puede decir que le senado está centralizado. Todo lo contrario, habría una minoría a pesar de tener el 50% de la población de la país. Hay un esfuerzo de descentralización en eso, no lo niego.

¿Cuál es la letra chica según usted?

Los partidos con muy pocos adherentes, por ejemplo, en Coyhaique con 300 firmas yo puedo constituir un partido político en una región y recibo todos los recursos que esto implica como aporte fiscal a las colectividades políticas. Con esto puedo llevar candidatos en todo el país, o sea el partido x puede llevar candidatos a alcalde por Arica, candidatos a diputados por Copiapó, lo que es una inconsistencia, o sea los partidos regionales se explican porque tienen un interés en esa región o sino que se constituyan como partidos nacionales, y eso va a permitir que tengamos 50 o 60 partidos en chile, René Alinco tendrá su partido, Gabriel  Boric tendrá su colectividad, la letra chica, que aún no se discute, es mucho más grave. Además se agrega una cuota para mujeres y ahora el Ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo quiere incorporar una cuota de pueblos originarios. Hay mucha letra chica que preocupa del proyecto presentado para modificar el sistema electoral chileno.