Roberto Munita


Leyes y modificación de conductas

El Derecho no es una ciencia estática. Al contrario, tal como señalan figuras de la sociología del derecho como Max Weber o Felipe Fucito, el Derecho interviene y modifica la cultura en la que se inserta, promoviendo o frenando ciertas conductas, según si las permite o prohíbe. Un ejemplo es la  ley del tabaco: para muchos, incluso fumadores, hoy sería desagradable ver a una persona fumando al interior de un restaurante. La ley del tabaco cambió nuestra forma de procesar el hábito de fumar en lugares cerrados, lo que ha cambiado nuestras conductas. De hecho, es probable que hoy se fume menos en espacios cerrados privados.

El problema se produce a la inversa: cuando se le quita una pena a una conducta considerada dañina para la sociedad, se da la señal de que “no es tan mala”. Generar una norma equivale a normalizar la acción. Y esto es algo que no se ha analizado en profundidad a propósito del proyecto de ley de aborto: varios legisladores que lo han apoyado han dicho que son contrarios al aborto -reconocen su nocividad- y que solo buscan despenalizarlo en ciertos casos. Sin embargo, una despenalización importa una legalización implícita. Y esto, además de ser inconstitucional, puede ser perjudicial para la sociedad que todos estamos llamados a construir.

 

Roberto Munita Morgan

Abogado

 

Carta publicada en La Tercera, el viernes 4 de agosto de 2017.