Reforma electoral


RN reflota críticas al proyecto que reemplaza al binominal tras su promulgación en La Moneda.

El vicepresidente del partido, Luis Mayol, catalogó la iniciativa como “un traje a la medida del gobierno” y aseguró que la asistencia a la ceremonia se debe solo a que se trata de “un acto republicano”.

Luego de participar en la ceremonia donde la Presidenta Michelle Bachelet firmó la promulgación de la ley que cambia el sistema electoral binominal, el vicepresidente de RN Luis Mayol reflotó las críticas al proyecto del gobierno.

“Vine en representación de Renovación Nacional, porque creemos que este es un acto republicano y nosotros nos sentimos herederos de las tradiciones de la República, sin perjuicio que no compartimos en absoluto este proyecto de ley”, partió diciendo Mayol.

El representante de la directiva de RN continuó explicando que “es un proyecto que lo votamos en contra, porque creemos que es un proyecto malo. No es la forma de terminar con el sistema binominal, cosa que nosotros estuvimos apoyando permanentemente, porque precisamente el objetivo principal de terminar con el binominal era darle mayor imparcialidad a las elecciones, mayor acceso a todas las corrientes políticas, y con esto, con la cantidad de parlamentarios que se establecen, la forma como se distribuyen las diferentes circunscripciones, los distritos que se crean, lo que vemos es un traje absolutamente a la medida para el gobierno de turno, que además lo aprobó por una minoría circunstancial con parlamentarios que venían de nuestro sector”.

En esa línea, Mayol insistió en que la ley promulgada “no refleja lo que se pretendía lograr con esto: que tengan acceso proporcional de todos los sectores del país. Primero son muchos más parlamentarios de los que corresponden. Segundo la distribución que se hace de las circunscripciones y los distritos y los parlamentarios que se le asignan a cada uno no es reflejo de algo justo y proporcional. En la Tercera Región son 5 diputados, que es un claro favor que se hace al PC, y que tiene dos parlamentarios más que la región más al norte, que tiene mayor cantidad de electores”.

De igual manera, el vicepresidente RN advirtió que otra arista importante a analizar en la nueva ley electoral, es la duda que genera la forma en que se financiará el aumento de senadores y diputados. “Lo vemos complicado, porque el país no está en condiciones hoy -con todas las inversiones que hay que hacer y los gastos en educación, en salud- de gastarse esta cantidad de plata financiando mayor cantidad de parlamentarios”.

“Por ahí se dice que se van a rebajar los gastos en el Parlamento, los sueldos, pero eso es insuficiente. Las cifras que se han dado por los expertos no coinciden para nada, o sea el aumento que significa esto en el gasto público no se compensa ni en un 20% con las disminuciones de sueldos y gastos que se proponen”, afirmó Mayol.

En tanto, consultado por el reconocimiento que la Presidenta Bachelet hizo en su discurso al ex Mandatario, Sebastián Piñera, por su aporte para modificar el sistema electoral, recordó que “nuestro sector hace mucho tiempo que estaba por cambiar el sistema binominal. El Presidente Piñera presentó un proyecto para cambiar el binominal, como lo dijo la Presidenta Bachelet. Pero creemos que esto que se aprobó es un mal proyecto, que no va a representar a los diferentes sectores del país”.

Sin embargo “este es un acto republicano, que la Presidenta de la República de Chile nos ha invitado, donde se promulga un proyecto que fue aprobado por el Parlamento, sin perjuicio que nosotros lo votamos en contra y no estamos de acuerdo. Pero son las reglas del juego y nosotros las respetamos y las hemos respetado desde el año 1810 en adelante y las vamos a seguir respaldando”, remató el vicepresidente de RN.

RN por Reforma Electoral: “Se ha terminado de la peor forma posible con el Binominal. Es una oportunidad perdida para el país y la Democracia”.

Como “la peor forma posible” para terminar con el sistema binominal, definió la directiva de Renovación Nacional el proyecto de Reforma Electoral aprobado hoy en el Senado.

El presidente de RN, Cristián Monckeberg, afirmó que “lejos de buscar la construcción de una buena ley, en beneficio del país y la Democracia, la Nueva Mayoría prefirió plantear una estrategia de ‘botín electoral’, que favorece abrumadoramente a sus candidatos. Le puso bencina a la retroexcavadora y subió a todos sus parlamentarios.”

“Esta ley es un ‘traje a la medida’, que vulnera la voluntad popular y que le dice a la ciudadanía que hay electores que valen más que otros. Hay ejemplos burdos”, afirmó Monckeberg, apuntando a situaciones como la del distrito 2, en la Primera región, que con 222 mil electores elige sólo tres diputados, en comparación con el nuevo distrito 4, en la Tercera región, que con 221 mil electores obtiene cinco diputados.

Además, aseguró que “la conformación de mega distritos incentivará la concentración de la política y el debate en las grandes ciudades. ¿Por qué un candidato se concentraría en las necesidades de Combarbalá o Salamanca, si la elección se define en La Serena y Coquimbo?”.

En tanto, el secretario general de la colectividad, Mario Desbordes, afirmó que el proyecto aprobado por la Nueva Mayoría “no resiste ningún análisis. No aumenta el número de parlamentarios, los asigna con nombre y apellido”. Por esto, lo calificó como “una oportunidad perdida para el país y la Democracia”.

Desbordes señaló que “RN trabajó públicamente para lograr un mejor sistema electoral, hubo disposición permanente para dialogar con el Gobierno, aprobamos el proyecto en general, pero nunca existió una disposición real de diálogo de La Moneda”. Además, recordó que incluso antes, en 2012, “se logró un acuerdo con la DC en un proyecto de sistema proporcional que aumentaba a 134 el número de diputados, que fue apoyado por el PS y el PPD”.

Por esto, Desbordes fustigó la estrategia de La Moneda de aprobar la reforma con el respaldo de grupos de parlamentarios independientes, a cambio de otorgarles facilidades para conformarse como partidos políticos. Se trata de “un cambalache que le va a costar caro a la Democracia y en particular a la centroderecha y su capacidad de competir en igualdad de condiciones”, afirmó.