Ñuñoa


Declaración Pública Alcalde Pedro Sabat

En relación a lo señalado en diversos medios electrónicos señalo lo siguiente y por última vez:

1.- Los dichos se circunscriben a un análisis al interior de Renovación Nacional, referido a la propuesta del Gobierno para una reforma educacional. El objetivo primordial de ese debate, estuvo orientado a defender la educación pública y al derecho y a la obligación que tienen las municipalidades a seguir administrándola.

2.-  Se recordó en esa oportunidad que en el pasado, algunos colegios municipales de Ñuñoa sufrieron grandes daños y pérdidas producto de tomas por parte de grupos minoritarios y ajenos a la comunidad escolar.  Esos violentistas, que pisoteando los derechos de la gran mayoría que deseaba volver a clases y sin siquiera escucharlos, sembraron el caos, el desorden y la destrucción de bienes pertenecientes a todos los vecinos de la comuna, los que alcanzaron a más de 500 millones de pesos.

3.- Manifesté que en ese momento específico, la indiferencia reinó en todos los sectores, incluido en el gobierno y de ahí la frase “nos encontramos con un Gobierno como el de Sebastián Piñera, donde nos hizo la vida imposible y no tuvimos tampoco muchos recursos para poder recibir y mejorar la educación respecto a la particular subvencionada. Cero ayuda a los colegios municipales para poder echar a los que se tomaban los colegios”.

4.- Al recordar esa época, hice mención a la violencia extrema ocurrida al interior de Internado Nacional Femenino y el caos que elementos extraños –con la colaboración de un pequeño grupo de estudiantes—provocaron al interior de ese establecimiento, situación que califiqué en su momento como “un puterío”. Tal como quedó absolutamente claro, ese término estaba referido al descontrol violentista y en ningún caso existió la intención de herir la dignidad del alumnado.

5.- Por esa razón, extraña que la repetición de ese término denominativo, ocurrida por lo demás en la confidencialidad de una reunión política, genere las airadas reacciones de determinados grupos y se le considere, de forma malintencionada, como una calificación a las estudiantes de ese colegio, cosa que nunca fue, ni siquiera en los momentos más álgidos del 2011.

6.- Lo que queda claro a partir de la absurda y retorcida interpretación  de mis palabras, es que frente a la carencia de respuestas sólidas que el proyecto de reforma educacional tiene, especialmente frente al futuro de la educación municipal, para algunos –y especialmente para algunos miembros del Partido Comunista y la Nueva Mayoría, que intentan aprovecharse de una situación lamentable vivida hace años–  resulta más cómodo tender cortinas de humo y confundir a la opinión pública, que salir a explicar con claridad y rectitud lo que realmente se quiere para los jóvenes del futuro, que en mi caso, es el derecho a una educación de calidad como la que se tiene en los colegios de Ñuñoa.

PEDRO SABAT PIETRACAPRINA

ALCALDE DE ÑUÑOA