MOP


Diputado Berger lamentó que ministro no abordara puntos “claves” del desastre del Cau-Cau

Al término de la comisión de Obras Públicas de la Cámara Baja que ayer indagó el estado y responsabilidades en el fallido puente Cau-Cau, el diputado Bernardo Berger (RN) lamentó que una vez más el ministro del ramo eludiera referirse a los problemas evidentes de diseño y a garantías concretas de financiamiento, entre otras materias pendientes.

“Yo lamento que una vez más el ministro, a quien agradezco que esta vez sí llegó a la comisión, siga eludiendo una serie de materias de fondo que son claves para establecer la verdad tras la falla del puente Cau-Cau, y respecto de las cuales surgen a diario más evidencias: que buena parte de los problemas de fondo se situarían en el diseño y las ingenierías de detalle; que la fiscalización del mandante fue claramente deficiente desde un inicio de esta historia; y que no hay una fórmula concreta que dé seguridad que con o sin las boletas de garantía la terminación de puente podrá financiarse”, explicó.

A juicio de Berger, es preocupante que la máxima autoridad del MOP, aún cuando fue consultado en específico, no respondiera acerca de las fallas más que evidentes en el diseño.

“En lo personal me llama mucho la atención que el ministro no quiera referirse al papel de Cigsa DDQ en toda esta historia, toda vez que fue la empresa que el MOP contrató, como consta en el registro de la cartera de abril de 2008, para la elaboración de un diseño e ingenierías de detalle del viaducto y su solución basculante, y no para una idea general como se está plantando ahora; es un actor que al día de hoy no se sabe nada, ni siquiera se han transparentado las bases de la licitación para saber qué fue lo que exactamente se le pidió”, añadió.

“Creo que el ministro debe ser más cuidadoso cuando le echa la culpa a otros gobiernos, o no responde aludiendo a que él no estaba en esa época, porque El MOP es uno sólo desde el siglo XIX, acá hay falencias institucionales que hay que indagar para que no sucedan más desastres cómo el Cau-Cau o el caído puente Loncomilla”, dijo.

En los últimos meses, parte de las firmas contratadas por la cartera para despejar el origen de los problemas del puente, han sostenido que existen serias evidencias que los problemas de fondo estarían radicados en el diseño del viaducto. Así lo ratificaron en su momento la consultora norteamericana Harvesty que radica éstos en “problemas de fondo de diseño, de cálculo de ingeniería y en el planteamiento de la metodología constructiva”. También lo hace el ingeniero Sergio Contreras, quien además añadió hace unos días que la solución de demoler no responde a las recomendaciones de su informe entregado a la cartera. En la misma línea, la consultora Externa Zañartu afirmó en abril que “aunque el puente se hubiera terminado, no hubiera funcionado” en mención a las debilidades del diseño.

A ello se suma el nuevo informe de seguimiento de la Contraloría que reveló que ya en 2014 se le había advertido al Ministerio que había errores en la memoria de cálculo para el sistema de levante que pondrían en riesgo a la estabilidad de la estructura y sus elementos, y respecto de lo cual, meses antes del colapso, el MOP aún sostenía que no había peligro y que sólo se trataba de omisión de transcripción de datos de las fórmulas al informe de respuesta para el órgano contralor.

Financiamiento

Según el diputado Berger, un aspecto delicado respecto del cual aún no hay detalles ni fórmulas concretas es el del financiamiento futuro.

“En lugar de certezas y claridades sobre qué proyectos se van a tocar, y de qué regiones, en su lugar plantea una fórmula vaga de recortes aquí y allá, sin precisar detalle de qué proyectos serán afectados, para cubrir el 50% de la terminación del puente. Esto no despeja absolutamente nada en cuanto a montos, fechas y formas de ejecutar esos recursos, si se hará una vez que se complete el presupuesto necesitado o si será por partes, por ejemplo”, advirtió.

Pero lo más alarmante en opinión del parlamentario por Los Ríos, es que “de guinda para la torta, para el otro 50% que faltaría, se sigue confiando en echar mano a las garantías retenidas en tribunales por la judicialización entre la cartera y la constructora AZVI, las que, seamos honestos,  el MOP puede tanto ganar como perder, y que además pueda extenderse indefinidamente en la justicia”.

Según Berger, lo esperable era que el ministerio de Obras Públicas garantice en una partida con cargo al presupuesto 2017, los recursos necesarios para garantizar el término de la obra “porque lo demás, son más bien voladeros de luces; ahora si recupera o no recupera las garantías, ese es un problema respecto del cual la Contraloría ya fallo y es una responsabilidad exclusiva del MOP restituirlas, pero en ningún caso un problema traspasable a quienes nos hemos vista afectados que somos la comunidad valdiviana”.

Diputado Berger por puente Cau Cau: “El silencio de los valdivianos no se compra con obras compensatorias”

Una dura crítica realizó el diputado de Renovación Nacional Bernardo Berger, al reciente anuncio que confirma la voluntad del Ministerio de Obras Públicas de concretar obras en Valdivia, como una manera de mitigar el daño por los problemas en la construcción del puente Cau Cau.

“El MOP no tiene nada que andar compensando, su trabajo es financiar y ejecutar proyectos, pero no usar sus errores como moneda de cambio para comprar el silencio de las comunas afectadas por la negligencia y mala gestión. Aquí no hay que tomar a la ligera, llegar y anunciar obras de compensación para dejar tranquilos a los valdivianos”, aseguró Berger.

El parlamentario fue enfático y calificó de impresentable la forma de disminuir los problemas que han salido a la luz pública por la construcción del viaducto, señalando que no está de acuerdo con el soborno para acallar a la comunidad e insistiendo que es necesario ir más allá en la búsqueda de responsabilidades administrativas y políticas en este caso.

En relación a las obras anunciadas señaló que es una burla, ya que éstas se encuentran en distintas etapas de evaluación en los servicios públicos como, por ejemplo, el Centro de Salud Familiar de Las Ánimas, proyecto que es netamente municipal y del GORE.

“Que me perdone el señor ministro pero aquí no se pueden venir a reír en las barbas de los valdivianos en relación a estos anuncios que no tienen nada que ver con la responsabilidad que debe asumir el ministerio de retomar y acelerar los procesos de reparación y finalización de la ya famosa obra sobre el Cau Cau. El silencio de los valdivianos no se compra con obras compensatorias”, afirmó el legislador.

Berger concluyó diciendo que “esta situación ya no da para más, y estoy al borde de solicitar a la misma Presidenta de la República que considere una situación excepcional para el tratamiento de este caso, para así darle punto final y evitar que se sigan entregando falsas esperanzas, dichos y explicaciones que no llegarán a ningún puerto, con el temor evidente de que la obra quede abandonada, así como también que se empiecen a deteriorar las partes y se pierda finalmente todo lo construido e invertido”.