Leopoldo Pérez


La Nueva Mayoría cumplió, le quitó los patines a la educación pública

Por Leopoldo Pérez, diputado RN (@perezlahsen)

Un amargo 2017 recibirán varios de los liceos emblemáticos que por años pelearon mano a mano con los colegios de la elite los primeros lugares en el ranking PSU.

Este año el Instituto Nacional promedió 642,3 puntos y quedó por primera vez fuera de la lista de los 100 mejores colegios del país.

Como exalumno de este reconocido establecimiento me duele ver la gran caída de la educación pública, que tiene como responsable al gobierno de la Presidenta Bachelet.

Lo que anunció como una de sus grandes transformaciones ha terminado siendo una de las mayores decepciones de su segunda pasada por La Moneda.

Prometieron calidad, pero su reforma es una calamidad; que disminuirían la brecha entre ricos y pobres, lo que parece un mal chiste del Día de los Inocentes; y peor aún, que fortalecerían la educación pública, cuando en realidad terminaron por derrumbar las matrículas en ese sistema.

Por otro lado, han manejado a destajo su mal proyecto con la palabra inclusión y solo lograron segregar un modelo, que al menos en Chile funcionaba para aquellas familias que no tienen cientos de UF para pagar cuotas de incorporación, ni mucho menos millones al año para solventar costosos aranceles.

Y no digan que el copago cero es una opción para migrar a los particulares subvencionados, porque su situación también se enmarca en la histórica brecha. Solo cinco colegios aparecen entre los 100 primeros. Ninguno de ellos entre los primeros 10.

Es un contraste que una vez al año revive las grandes diferencias entre quienes tienen plata para financiar la educación de sus hijos y quienes, simplemente, no cuentan con esos recursos. Complejo escenario que tiene un diagnóstico certero.

Ministros que no quisieron escuchar la voz de padres y apoderados, parlamentarios que comprometieron sus votos a costa de eternas movilizaciones, y los candidatos presidenciales de la Nueva Mayoría: Alejandro Guillier, Ricardo Lagos y José Miguel Insulza, que apoyaron y siguen apoyando las malas reformas del gobierno, tienen en vilo a instituciones que por años se mantuvieron en la primera línea.

En ese sentido este gobierno sí cumplió una promesa: le quitó los patines a la educación pública, haciendo alusión a una de las tantas frases desafortunadas del ministro Nicolás Eyzaguirre para promover la reforma educacional.

En medio de esta debacle hay que darle reconocimiento a los Liceos Bicentenario, que son parte del legado del expresidente Sebastián Piñera. Pero lamentablemente una vez más la Nueva Mayoría ha privilegiado su orgullo ideológico por sobre el bien común y decidió no profundizar esta iniciativa sabiendo que los resultados han dado sus frutos en menos tiempo de lo esperado.

Para graficar parte del éxito, tres Liceos Bicentenario están ubicados entre los 10 mejores municipales, superando incluso a varios de los “emblemáticos”. Una prueba más de los resultados que se cosecharon durante nuestra conducción en el período 2010-2014.

En el próximo gobierno de Chile Vamos estoy convencido que como conglomerado retomaremos el rumbo del país.

Un importante eje programático será devolver el prestigio que con tanto esfuerzo y sacrificio consiguió en su momento la educación pública. Palabra de exinstitutano.

 

Columna publicada en el diario La Tercera, el jueves 29 de diciembre de 2016.

Diputado Pérez considera “desmedido” e “irresponsable” culpar a los asados por contaminación en Santiago

Parlamentario RN aseguró que el tema pasa por un cambio cultural y que uno de los problemas en la actualidad es que el propio gobierno no tiene recursos ni capacidades para fiscalizar.

“Por un lado tenemos a un ministro de Medio Ambiente y por otro, a un ministro de Transportes patrocinando proyectos distintos. Es hora que las autoridades de una vez por todas se pongan de acuerdo”, fue la fuerte crítica del diputado de Renovación Nacional, Leopoldo Pérez, frente al manejo del gobierno en los últimos episodios de preemergencia ambiental.

De igual forma, el parlamentario RN entregó su visión sobre el debate por el uso de parrillas en medio de los partidos de la selección chilena de fútbol: “considerar los asados como un factor agravante de la contaminación me parece desmedido e irresponsable”, señaló.

Pérez agregó que “no hay capacidades ni recursos para fiscalizar. Las autoridades debieran conocer cuáles son los componentes que están contaminando más en Santiago y el resto del país. Los hospitales, consultorios y clínicas están llenos de niños y adultos mayores con problemas respiratorios”.

Así las cosas, el legislador del partido de la estrella tricolor, lanzó sus dardos a la idea planteada por el titular de Transportes, Andrés Gómez-Lobo, de entregar pases diarios en días de restricción.

Y es que a juicio del integrante de la comisión de Medio Ambiente de la Cámara “la iniciativa es discriminatoria. Se quiere promover que el que contamina, paga. Pongámonos serios, por favor”.

Con todo, para solucionar el problema de la contaminación, Pérez aseguró que “debe haber un cambio cultural. Acciones como barrer el frontis de las casas, respetar la restricción y evitar el uso de leña, contribuirán a una ciudad más limpia”.

Diputado Leopoldo Pérez inicia acciones legales por muerte de adulto mayor en centro de estadía en Puente Alto

Parlamentario RN criticó duramente gestión de la ex directora del Senama, Rayén Inglés. El representante del distrito 29 asistió a la comisión de Familia para exigir mayor fiscalización en estos centros.

acciones legales por la muerte de Raúl González, en el Establecimiento de Larga Estadía para Adultos Mayores (ELEAM) Cordillera de los Andes -dependiente del Servicio Nacional del Adulto Mayor (Senama) y administrado por la Fundación “Agrupación Médica y Social Chile Ayuda” (AMSCA)- realizará el diputado de Leopoldo Pérez iniciará.

El caso ha conmovido a Puente Alto y en esa línea el parlamentario RN afirmó que “es indignante conocer la realidad en que viven estos adultos mayores, por eso exijo que se usen todos los recursos legales para llegar a las últimas consecuencias. Los responsables tienen que pagar ante la Justicia”.

Pérez agregó que “mientras la ex directora del Senama, Rayén Inglés, encargada de velar por los adultos mayores del país, pavimentaba su candidatura a diputada, Raúl González de 84 años pavimentaba su propio camino a un calvario, sufriendo en terribles condiciones al interior de un centro de adultos mayores”.

Ante dicho escenario, el legislador del partido de la estrella tricolor emplazó a las autoridades del Senama a responder por la muerte del adulto mayor y la situación en que se encuentran estas personas actualmente al interior del cuestionado recinto. “El Gobierno debe aumentar las fiscalizaciones y sancionar estrictamente las irregularidades al interior de estos centros”, aseguró.

Finalmente, Pérez advirtió que “esta situación demuestra la vulnerabilidad de una parte importante de la población del país. ¡Cuántos niños del Sename y cuántos adultos mayores más tienen que morir para que las autoridades se hagan cargo!”.

Transantiago: el alumno con la nota más mala

Por Leopoldo Pérez Lahsen, diputado de Renovación Nacional.

Cuando el 31% de los usuarios del Transantiago señala en una encuesta que no acudiría a ninguna instancia para reclamar contra el servicio, estamos frente a una batalla perdida, muy mal síntoma para los tiempos que corren, donde debemos fortalecer y creer en las instituciones que defienden a la ciudadanía.

El 10 de febrero se cumplirán nueve años del sistema que muestra una dura paradoja a los ojos de la sociedad: los millonarios subsidios otorgados versus la poca dignidad del transporte para millones de santiaguinos, especialmente los más vulnerables.

En todo este período la evasión subió de 13,5% a 26,9% en 2015, o sea, se dobló. Solo el último año los operadores perdieron US$150 millones, de los US$230 millones recibidos vía subsidio.

No es casualidad, entonces, que sea el Transantiago nuevamente el peor evaluado en la decimotercera versión del estudio “Percepción de la población pobre de Santiago sobre servicios básicos y transporte público al año 2015 y visión evolutiva desde el año 2003”. Un deficiente 4,1 es la nota que recibe el Transantiago. Calificación incluso generosa, si consideramos la pésima calidad del servicio, pese a haber recibido en sus años de funcionamiento US$8 mil millones en aportes del Estado. Son cifras de otro planeta para un sistema que tuvo un mal diseño e implementación desde el inicio y que durante todo este tiempo fue objeto de maquillaje, pincelazos y caretas para solventar costos operativos que jamás se convirtieron en mejoras palpables para los usuarios.

La segunda peor evaluación se la lleva el Metro, con nota 4,5. El transporte subterráneo, otrora orgullo nacional, sufrió una baja en viajes de 1% por primera vez en seis años. El capital urbano que representaba este medio de transporte se ve fuertemente impactado, haciendo retroceder una política de transporte público que avanzaba en la dirección de prescindir del auto, para movilizarse en medios distintos que permitan mejorar la calidad de vida y descongestionar nuestra metrópolis. El sistema está definitivamente colapsado, responsabilidad heredada del Transantiago.

Así, y a pesar de que el Gobierno intenta desesperadamente integrar los distintos sistemas de transporte que convergen en el Gran Santiago, el servicio continúa siendo malo porque las autoridades se han dedicado a tapar errores con nuevos fracasos.

Teniendo en cuenta las desastrosas cifras de evasión y pérdidas anuales del sistema, recién ahora el Ejecutivo anuncia que pondrá urgencia a un proyecto que fortalece la fiscalización.

En distintas oportunidades he mencionado que la solución es un rediseño gradual, que busque mejorar la calidad y dignidad del transporte metropolitano, pero hay oídos sordos que por orgullo o porfía prefieren ignorar. No daré por perdida la batalla, por eso insistiré y exigiré el giro que necesita dar el Transantiago para que deje de ser, entre la población que lo utiliza, la condena diaria de vivir en un país donde las cosas no están funcionando.

 

 

Columna publicada por Pulso, el 4 de febrero de 2016.

Diputado Pérez llama a proteger los derechos de menores y adultos mayores

[vc_row][vc_column][vc_column_text]El parlamentario de Renovación Nacional lamentó los problemas que ha tenido en la Cámara de Diputados el proyecto que busca sancionar el maltrato psicológico y físico contra menores y adultos mayores, así como también el que aumenta las penas para aquellos individuos que abusen de estos y otros grupos vulnerables de la sociedad.

Revisa el video aquí:

 

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_video link=”https://www.youtube.com/watch?v=WTzpoLF6_kE”][/vc_column][/vc_row]

Diputado Pérez culpa al gobierno por paro del Transantiago y anuncia su voto en contra para otorgarle nuevo subsidio

“El gobierno es el principal responsable de los problemas que presenta el transporte público, especialmente el Transantiago”, señaló el diputado de Renovación Nacional e integrante de la comisión de Transporte de la Cámara, Leopoldo Pérez, tras conocer los alcances de la huelga convocada por los trabajadores del transporte público.

En esa línea, el parlamentario argumentó que “a la fecha se han despilfarrado miles de millones de pesos en un sistema, que a 8 años de su puesta en marcha, aun no funciona. Basta de engaños y de soluciones parche”.

Ante dicho escenario, Pérez adelantó su votación en contra del nuevo subsidio gubernamental para hacer frente al problema, ya que a su juicio el sistema “está viciado”. “Hoy se vota en la comisión de Transporte de la Cámara, un tercer subsidio, para el Transantiago. De aprobarse, Chile  gastará 950 millones de dólares anuales, hasta el año 2022”, afirmó.

El legislador también criticó que “el ministro de Transportes habla de inversión social al explicar este nuevo subsidio, que sólo es para detener un alza de tarifas en septiembre de 30 pesos. Y yo me pregunto: La salud, ¿no es inversión social?; la rebaja del valor del pasaje para los adultos mayores, ¿no es inversión social?”.

Finalmente Pérez subrayó que, “con 144 millones de dólares en 5 años, (US 29 millones al año) se podrían contratar 400 médicos especialistas en los 60 hospitales de alta y mediana complejidad, o con 238 millones de dólares, pagar el 100% de la deuda hospitalaria de Chile”.

“Seguir entregando dinero fiscal a un sistema mal diseñado es un error, prefiero mil veces destinarlo al área de la salud y a los adultos mayores”, remató el diputado RN.