Gómez-Lobo


Transantiago: el alumno con la nota más mala

Por Leopoldo Pérez Lahsen, diputado de Renovación Nacional.

Cuando el 31% de los usuarios del Transantiago señala en una encuesta que no acudiría a ninguna instancia para reclamar contra el servicio, estamos frente a una batalla perdida, muy mal síntoma para los tiempos que corren, donde debemos fortalecer y creer en las instituciones que defienden a la ciudadanía.

El 10 de febrero se cumplirán nueve años del sistema que muestra una dura paradoja a los ojos de la sociedad: los millonarios subsidios otorgados versus la poca dignidad del transporte para millones de santiaguinos, especialmente los más vulnerables.

En todo este período la evasión subió de 13,5% a 26,9% en 2015, o sea, se dobló. Solo el último año los operadores perdieron US$150 millones, de los US$230 millones recibidos vía subsidio.

No es casualidad, entonces, que sea el Transantiago nuevamente el peor evaluado en la decimotercera versión del estudio “Percepción de la población pobre de Santiago sobre servicios básicos y transporte público al año 2015 y visión evolutiva desde el año 2003”. Un deficiente 4,1 es la nota que recibe el Transantiago. Calificación incluso generosa, si consideramos la pésima calidad del servicio, pese a haber recibido en sus años de funcionamiento US$8 mil millones en aportes del Estado. Son cifras de otro planeta para un sistema que tuvo un mal diseño e implementación desde el inicio y que durante todo este tiempo fue objeto de maquillaje, pincelazos y caretas para solventar costos operativos que jamás se convirtieron en mejoras palpables para los usuarios.

La segunda peor evaluación se la lleva el Metro, con nota 4,5. El transporte subterráneo, otrora orgullo nacional, sufrió una baja en viajes de 1% por primera vez en seis años. El capital urbano que representaba este medio de transporte se ve fuertemente impactado, haciendo retroceder una política de transporte público que avanzaba en la dirección de prescindir del auto, para movilizarse en medios distintos que permitan mejorar la calidad de vida y descongestionar nuestra metrópolis. El sistema está definitivamente colapsado, responsabilidad heredada del Transantiago.

Así, y a pesar de que el Gobierno intenta desesperadamente integrar los distintos sistemas de transporte que convergen en el Gran Santiago, el servicio continúa siendo malo porque las autoridades se han dedicado a tapar errores con nuevos fracasos.

Teniendo en cuenta las desastrosas cifras de evasión y pérdidas anuales del sistema, recién ahora el Ejecutivo anuncia que pondrá urgencia a un proyecto que fortalece la fiscalización.

En distintas oportunidades he mencionado que la solución es un rediseño gradual, que busque mejorar la calidad y dignidad del transporte metropolitano, pero hay oídos sordos que por orgullo o porfía prefieren ignorar. No daré por perdida la batalla, por eso insistiré y exigiré el giro que necesita dar el Transantiago para que deje de ser, entre la población que lo utiliza, la condena diaria de vivir en un país donde las cosas no están funcionando.

 

 

Columna publicada por Pulso, el 4 de febrero de 2016.

Concejales y Cores RN presentan “Primer Registro de Evasores del Transantiago” apuntando a Lagos y Bachelet

Representantes del partido mostraron afiche con listado que incluye a los responsables de idear, diseñar e implementar el sistema de transporte público capitalino.

Hasta la céntrica esquina de Alameda con Santa Rosa llegó un grupo de concejales de Renovación Nacional, acompañados de la presidenta de los consejeros regionales del partido, Claudia Faúndez, para mostrar el “Primer Registro de Evasores del Transantiago”.

La ofensiva RN se da en el marco del anuncio -por parte del gobierno- de crear precisamente un registro de evasores del Transantiago, que se traduzca en un listado público de quienes no paguen su pasaje en el sistema de transporte capitalino, para el cual el Ejecutivo, además, está buscando un nuevo subsidio.

A juicio del concejal por Ñuñoa, Guido Benavides, el proyecto para crear esta nómina -que en los próximos días debería ingresar al Congreso el Ministerio de Transportes- es una “medida desesperada para tratar de justificar el gran hoyo financiero que ha quedado producto de la operación del Transantiago en los últimos 8 años”.

La autoridad comunal afirmó que se trata de “una medida absolutamente ridícula y que no va al centro del real problema de la evasión del Transantiago y de cómo este país se ha farreado millones de millones de dólares en un sistema que fue mal diseñado y que hasta el día de hoy ha generado caos absoluto en una región de cerca de 6 millones de habitantes”.

Ante dicho escenario, Benavides envió un mensaje: “queremos invitar a la autoridades a que se hagan responsables del terrible tema del Transantiago, y si efectivamente quieren crear un registro de evasores del Transantiago, partamos mostrar a los evasores principales, que son los creadores del Transantiago. Es por eso que nosotros invitamos a que los primeros evasores que sean considerados sean la Presidenta Bachelet; el ex Presidente Ricardo Lagos; el ministro Gómez-Lobo; Guillermo Díaz, ex subsecretario que diseñó el Transantiago; el ex ministro de Transportes Sergio Espejo y Javier Etcheverry, ex ministro de Transportes”.

Por su parte, Felipe Alessandri, concejal por Santiago Centro, aseguró que “el Transantiago es un muerto heredado del primer gobierno de la Presidenta Bachelet y estos voladeros de luces, como el registro de evasores, no solucionan el problema de fondo, que es el transporte de la inmensa mayoría de los trabajadores de la Región Metropolitana”.

Alessandri agregó que “como responsable de este drama que ha sido el Transantiago para los habitantes de la Región Metropolitana, el ministro Gómez-Lobo tiene que poner su cargo a disposición, porque en estos 15 meses de gestión no ha sido capaz de solucionar el tema, ni en mejorar los estándares del Transantiago en un 1%”.

“Le hacemos un llamado a la Presidenta Bachelet, que aproveche no solo de nombrar un ministro de la Segpres, sino que nombre también un ministro de Transporte que tenga los pantalones bien puestos y sepa lidiar con este muerto que heredaron”, sentenció el concejal por Santiago.

En tanto su par por Independencia, Rodrigo Barco, apuntó al daño que se ha hecho a otro medio de transporte capitalino. “Nosotros teníamos un orgullo de calidad internacional, de excelente calidad, que era el Metro, hoy el Metro es una lata de sardina, donde la gente se acumula, donde la gente va hacinada, donde van como animales, en manada, eso es el Metro hoy gracias al Transantiago.

De igual manera, Barco criticó a La Moneda por su actuar frente a las demandas de funcionarios del Transantiago, diciendo que “el gobierno sobre reacciona sobre trabajadores que están luchando por sus derechos, que están luchando por condiciones laborales dignas. El gobierno ataca a los trabajadores y no ataca el problema real que es mejorar su condición laboral”.

Así las cosas, la jefa de los Cores RN, Claudia Faúndez, sostuvo que “el Transantiago ha sido un fiasco para los usuarios de la Región Metropolitana, donde la calidad de vida de los chilenos y chilenas se ve cada día más afectado. Este gobierno lo hizo mal y lo sigue haciendo peor”.

“En definitiva los grandes evasores del Transantiago son las personas que están en este cartel, porque están evadiendo su responsabilidad política ante el país. Dejen de mentirnos y den la cara, porque finalmente son evasores políticos con una tremenda responsabilidad ante Chile”, remató Faúndez.