Caval


Diputado Paulsen y Adimark: “Siete de cada diez chilenos no confían en la Presidenta”

El parlamentario de Renovación Nacional aseguró que al no dar señales potentes frente al caso Caval, la credibilidad de Bachelet está por el suelo.

Luego de conocer los resultados de la encuesta Adimark de enero de 2016 -donde la Presidenta Bachelet sube de 24% a 28% su aprobación- desde Renovación Nacional salieron a comentar el sondeo.

“Más allá de que la Presidenta en su evaluación suba dos o cuatro puntos, lo relevante es la señal que nos da la ciudadanía: hoy siete de cada diez chilenos no confían en la Presidenta de la República ni en su gobierno”, afirmó el diputado RN Diego Paulsen.

Ante dicho escenario, el parlamentario aseguró que “la señal la tenemos que tomar nosotros y trabajar en unidad. Hoy lo que requiere la ciudadanía son cambios claros, pero cambios profundos y consensuados, de manera tal de poder llevar adelante las políticas públicas necesarias para mejorar la calidad de vida de los chilenos”.

De igual forma, Paulsen destacó que “hoy uno de los atributos esenciales que la Presidenta siempre tenía en su ´peak´ era la credibilidad y claramente cómo no ha dado señales potentes en el caso Caval su credibilidad está por el suelo”.

En esa línea, el legislador del partido de la estrella tricolor apuntó a la Mandataria y su coalición. “El llamado es a generar cambios potentes también en su forma de actuar, no podemos hoy tratar de hacer un guiño a la oposición para trabajar en conjunto si no son capaces de hacer ellos un guiño interno”.

“Y como dijo un ex presidente del PS, Chile no merece un Presidente con este nivel de desaprobación y aprobación”, remató Paulsen.

 

Diputada Sabat acusa incongruencia entre declaraciones de ministra de Vivienda y ex seremi de la VI Región ante comisión Caval

En el marco de una nueva sesión de la comisión investigadora por el caso Caval en la Cámara de Diputados, una de las representantes de Renovación Nacional en dicha instancia legislativa, Marcela Sabat, advirtió incongruencias entre las declaraciones del ex seremi de Vivienda de la VI Región y la invitada de ayer: la ministra de Vivienda, Paulina Saball.

“Las declaraciones de la ministra Saball son completamente incongruentes a las declaraciones que realizó el ex seremi Wilfredo Valdés, semanas atrás a la comisión investigadora”, afirmó Sabat.

Las palabras de la parlamentaria se dan luego que Valdés dijera que durante su mandato habría “reactivado los estudios de modificación del Plan Regulador Intercomunal, y no continuado con estos”, como señaló la secretaria de Estado ante la comisión.

Asimismo, Sabat destacó que la ministra de Vivienda no descartara en ninguna de sus declaraciones que haya existido tráfico de influencias. “Por cierto a la luz de lo que hemos visto tampoco se da cuenta del conflicto de intereses que tenía el ex seremi al haber sido el mismo tasador de los terrenos”, dijo.

En esa línea, la diputada señaló que seguirán insistiendo en estos antecedentes, porque  demuestran “que no solo hubo conflicto de intereses, sino uso de una información conveniente para el ex seremi y por supuesto para este gran negocio”.

Respecto a las próximas sesiones, Sabat fue categórica y sostuvo que se espera la presencia del hijo de la Mandataria. “Que el señor Dávalos de la cara, y que no por ser hijo de la Presidenta crea que tiene algún tipo de privilegio. Es el momento de dar la cara al país frente a todos los  problemas que se han suscitado bajo su responsabilidad”, arremetió la legisladora.

Finalmente, la parlamentaria advirtió que a Dávalos no sólo se le imputa el caso Caval, sino también sus trabajos cuando estuvo en el Ministerio de Relaciones Exteriores. “El hijo de la Presidenta, tuvo supuestos pagos por otras empresas relacionadas con Asia Pacífico, que era el mismo departamento en el que trabajaba, prestando servicios a empresas  privadas cuando trabajaba como funcionario público”, remató Sabat.

RN pide que ex seremi de Vivienda de la VI Región explique a la fiscalía su actuar en caso Caval

Los diputados de Renovación Nacional Nicolás Monckeberg y Diego Paulsen valoraron hoy la renuncia del seremi de Vivienda de la Región de O´Higgins, Wilfredo Valdés.

Consultados sobre la materia, Monckeberg destacó el gesto. “Era insostenible que el Seremi de la Vivienda continuara ejerciendo su cargo en la región. Él fue el tasador de los terrenos que compró Caval, él recibió una remuneración por tasar los terrenos para el Banco Santander; él dijo cuánto costaban los terrenos, con y sin modificación del Plan Regulador”, afirmó.

El parlamentario –que también es uno de los querellantes en la causa-  agregó: “me resulta francamente sospechoso que pese a haber tasado y haber recibido una remuneración de Caval por dicha tasación, después haya asumido como seremi y haya sido el encargado de iniciar las modificaciones al Plan Regulador de la comuna”.

Por su parte, Paulsen indicó que “si realmente el seremi hubiese sido una persona inocente en el caso que se está investigando, él hubiese seguido en su cargo, pero nos damos cuenta que al parecer no es así”.

Y es que a juicio del legislador, “el renunciar para poder dedicarse a su defensa significa que es una persona que está involucrada en el caso, porque si fuera inocente, su defensa sería simplemente decir la verdad y es lo que ha estado ocultando además en la comisión investigadora”.

Es por eso que Paulsen comentó que “valoramos la decisión del gobierno de haber aceptado la renuncia, porque no puede ser que personas que están siendo investigadas por la justicia en un caso tan relevante de transparencia y probidad en la política, siga a cargo de la Seremi de Vivienda”.

Mientras que Monckeberg volvió a la carga diciendo que “un funcionario público que había tasado los terrenos de Caval, que había iniciado el cambio de Plan Regulador, con posterioridad no podía pretender mantenerse en el cargo sin ni siquiera darle su versión a los fiscales, negándose a declarar como lo han hecho hasta ahora todos los citados a la fiscalía”.

Finalmente, los parlamentarios instaron al ex seremi a colaborar con la investigación. “Lo único que corresponde es que él explique a la Fiscalía todo su actuar. No puede pretender que todos lo aplaudamos, que reconozcamos su inocencia y él ni quisiera ha estado dispuesto a hablarle a los fiscales”, sentenció Monckeberg.