Senador Prokurica llama a reactivar proyectos en Atacama para enfrentar efectos de la tragedia.

Como una forma de adelantarse a la compleja situación que vivirá la Región de Atacama en materia de empleo y crecimiento –posterior a la tragedia-, el Senador de Renovación Nacional (RN) por la Región de Atacama, Baldo Prokurica, presentó su propuesta para reactivar la región denominado: “Fast Track para Atacama… Un Proyecto por Provincia”; iniciativa que busca reimpulsar –junto al Gobierno Regional, Organismos del Estado e Inversionistas-, alguno de los múltiples proyectos –mineros, energéticos y agroindustriales-, que hoy están en carpeta o se encuentran paralizados, generando así dinamismo y nuevas fuentes de empleo para la región.

“La situación que se está viviendo en Atacama es extraordinariamente dura –producto del aluvión-, sin embargo yo creo –y siento-, que lo que vendrá después de la tragedia será un más duro para nuestra región. En Atacama, vamos a tener un periodo posterior a la catástrofe que será extraordinariamente duro, en materia de generación de empleo, desarrollo y especialmente golpeada por el aumento de la cesantía”.

Prokurica recordó que “el 65% de la capacidad productiva de la Región de Atacama fue afectada por el aluvión; y en el caso de la agricultura un porcentaje muy alto de los sistemas de riego resultaron gravemente afectados, tanto en el Valle del Huasco, como en el Valle de Copiapó”.

“Hay que tomar medidas para adelantarnos a estos negativos fenómenos, y proponer que –al menos-, un proyecto por Provincia –Huasco, Copiapó y Chañaral-, puede hacerse un “Fast Track” con las Autoridades para entregar los permisos y así empujar a que –cualquier proyecto que cumpla con la legislación vigente-, se le pueda entregar las condiciones para que pueda iniciar sus operaciones y así evitar el sufrimiento que significa no tener trabajo y desarrollo”, detalló Prokurica.

En la misma línea, el legislador por Atacama indicó que la iniciativa apunta a impulsar tanto los proyectos –paralizados, en carpeta o nuevos-, que cumplan con la legislación vigente, generando así esfuerzo especial para enfrentar “un periodo muy complejo”, posterior a la catástrofe y que golpeará fuertemente a la Región de Atacama”.