Senador Andrés Allamand a “El Líbero”: “El Gobierno sólo está chuteando los efectos de un proyecto malo”

Luego de  que la Alianza y la Nueva Mayoría presentaran las indicaciones al proyecto de educación que pone fin al lucro, copago y selección ayer en el ex Congreso, el senador RN y miembro de la comisión de Educación, Andrés Allamand, se reunió con algunos senadores del oficialismo para comentar las modificaciones al proyecto y conversar sobre el panorama que se viene en la discusión en particular de la iniciativa, que se inicia partir de este lunes. Minutos más tarde, Allamand, sostuvo una conversación con el senador de la UDI, Juan Antonio Coloma. “Éste sigue siendo un mal proyecto”, comentaba el senador RN.

Y es que para Allamand, a pesar de las indicaciones presentadas, la iniciativa del Ejecutivo sigue siendo “un mal proyecto”. En conversación con “El Líbero”, explica los ejes centrales de las más de 100 indicaciones presentadas por la Alianza: “preservar la libertad de enseñanza” y el “aporte de los padres a la educación”.

Afirma que el Gobierno está “chuteando los efectos negativos de un proyecto que tiene defectos”, pero que la Alianza insistirá al Gobierno, durante la “discusión en particular”, para que “se dé cuenta que tiene que rectificar de fondo el proyecto y no simplemente extender en el tiempo las consecuencias de un proyecto que es malo”.

-Ayer se presentaron las indicaciones para el proyecto de educación que pone fin al lucro, copago y selección. El oficialismo presentó indicaciones y la oposición también. ¿Cuál es el énfasis de las indicaciones presentadas por la Alianza?

-El énfasis fundamental es preservar la libertad de enseñanza, lo que significa dos cosas fundamentales. Primero,  que la educación particular subvencionada no tenga los obstáculos, impedimentos y requisitos imposibles de cumplir que les impone el actual proyecto. Y en segundo lugar, que se preserven los proyectos educativos y que los proyectos educativos tengan, efectivamente respeto. Eso significa, entre otras cosas, que de conformidad con los proyectos educativos, es perfectamente posible que existan colegios de alta exigencia académica como el Instituto Nacional. La segunda cuestión central, tiene que ver con que los padres puedan aportar. A nosotros nos interesa que mientras la subvención del Estado sea tan baja como es hoy día los padres puedan continuar aportando al financiamiento de los colegios. Son más o menos 100 indicaciones con ése eje.

-Usted y la Alianza señalaron en oportunidades anteriores que este era un “proyecto malo” y que había que “hacerlo de nuevo”. Finalmente decidieron presentar indicaciones, ¿por qué?

-El proyecto sigue igual de malo, lo único que el proyecto hace es extender los plazos de aplicación. Es decir el propio Gobierno llegó a la conclusión de que la aplicación en los plazos previstos de este proyecto iba a generar un verdadero desastre. Por lo tanto, en forma completamente irresponsable, lo que están haciendo es chutear los efectos negativos de un proyecto que ellos saben que tiene serios defectos.

-¿Las indicaciones presentadas por la Alianza servirán para mejorar el proyecto ¿Cree que serán incorporadas por el Gobierno?

-Obviamente. Lo que nosotros queremos es que el Gobierno se dé cuenta de que tiene que rectificar el fondo del proyecto y  no simplemente extender en el tiempo las consecuencias de un proyecto que es malo. Un proyecto malo porque se aplica a plazo,  no pasa a ser bueno, sigue igual de malo.

-¿Cuál será la estrategia de la Alianza durante la tramitación en particular?

-Vamos a re defender los principios de fondo que hemos  señalado. Defender la libertad de enseñanza, de la educación particular subvencionada, defender la vigencia del proyecto educativo, que haya mérito en nuestro sistema educacional, que los padres continúen y puedan aportar, ésos serán nuestros ejes.

-Quedan cuatro semanas para la tramitación de la proyecto de educación y en el oficialismo se han enfrentado tres posturas. Por un lado, la del grupo  liderado por los senadores Lagos Weber y Montes, por otro la postura de Rossi y Quintana, y la DC. ¿Cómo ha visto la discusión interna en la Nueva Mayoría?

-Es un hecho sin precedente que en una reforma de esta naturaleza el Gobierno pase semanas negociando con sus propios partidarios. Los gobiernos habitualmente cuentan con respaldo de sus partidarios y negocian con la oposición. Aquí lo que ha hecho el Gobierno, ha sido terminar negociando con sus propios partidarios y lo que queda claro es que se mantuvieron hasta el final posiciones diferentes en la DC y el mundo PS PPD. Básicamente la DC no obtuvo nada de fondo, lo único que la DC obtuvo fue dilaciones en el plazo. Es decir, el proyecto sigue igual de mal, pero a plazo.

-Se espera que el proyecto se vote la semana del 31 de enero, pero es distrital. El Ejecutivo pidió que el proyecto estuviera despachado el 31 de enero. ¿Se cumplirán los plazos?

-Se impuso una tramitación a mata caballo que genera formas de tramitación completamente inadecuadas para un proyecto de esta naturaleza. Éste verdaderamente es casi un proyecto nuevo y pretender sacar un proyecto nuevo simplemente en un par de sesiones en la comisión y en la Sala es completamente irresponsable.