RN Aysén por primer año de Gobierno de Bachelet: “Termina con sabor amargo para el país y para la Nueva Mayoría”

“En Renovación Nacional reforzamos la idea de lo planteado por nuestros dirigentes respecto que el primer año del Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet termina con sabor amargo para el país y para la Nueva Mayoría. El conglomerado no supo medir ni manejar las tremendas expectativas que generaron y, peor aún, con mayoría en ambas cámaras se subieron a la tesis de la retroexcavadora, sin escuchar a nadie”, señaló la Presidenta Regional de RN Aracely Leuquén.

“En el contexto de esta profunda crisis de confianza con la clase política, la ciudadanía exige mayor diálogo, transparencia, gestión, terreno, contacto con la gente, y la mirada puesta en el desarrollo de Aysén como un interés superior para todos los sectores”, aseveró la dirigente política.

Leuquén aseguró que “crecimiento económico, aumento de la empleabilidad; mayor participación de las mujeres en la actividad económica; apoyo a las pequeñas y medianas empresas; fortalecimiento a la red de protección social, a  través de la creación del ingreso ético familiar; la eliminación del 7% en el ámbito de la Salud para nuestros adultos mayores y el aumento del post natal para las mujeres madres trabajadoras. La legislación que permite hoy contar con una Ley Antidiscriminación  y la instauración en libertad del Voto Voluntario para fortalecer la democracia,  son solo algunos de los avances que Chile vivió durante 4 años, y que en sus aristas más específicas fueron erradicadas de un plumazo por motivos ideológicos”.

Agregó que “el desarrollo y progreso del país debe contener una mirada política, pero sin duda una mirada de Estado más allá de los Gobiernos de turno para continuar por la senda del crecimiento y el bienestar común de la ciudadanía, lo cual no ha materializado la mal llamada Nueva Mayoría, que solo vendió un proyecto político de ensueño, una novela de igualdad, de prosperidad y alegría que la ciudadanía hoy reclama y todavía no llega”.

Asimismo, recalcó que “en Renovación Nacional no creemos en la teoría del empate, hay confianzas ciudadanas que todos los sectores deben restablecer con la ciudadanía de manera urgente, para lo cual se requieren gestos y señales potentes que no se vislumbran. El Caso Caval es un hecho que enloda la imagen de la figura presidencial y la representación del Estado, y afecta fuertemente la credibilidad del Gobierno con consecuencias en todos sectores. Ciertamente no existe liderazgo alguno de la Mandataria para manejar esta crisis que impacta en una actividad que debe ser noble porque simplemente es necesaria para la estabilidad de un país”.

En lo local –agregó- hechos bochornosos como los acontecidos en el Municipio de Coyhaique en el marco de las denuncias del Concejo Municipal a raíz de indemnizaciones comprometidas y firmadas por renuncias voluntarias, nos dejan en un nebuloso y ambiguo sitial que debiera llamar la atención de la nueva Mayoría en Aysén para que asuman las responsabilidades políticas y tengan pronunciamientos claros y firmes sobre estas situaciones que no fortalecen la actividad de servidores públicos que venimos a servir y no a ser servidos”.

La Presidenta de RN expresó que “a un año de la instalación de este Gobierno, esperamos cambios, gestos de grandeza, decisiones firmes, trabajo, gestión, contacto con la ciudadanía y terreno para sacar adelante con seriedad temas de relevancia para Aysén como proyectos de Universidad Regional, Zona Franca, mejoras a la Conectividad, reforzar iniciativas para el desarrollo energético y medio ambiental, entre tantos otros que aún siguen siendo compromisos pendientes con nuestros habitantes. Esperamos más que un plagio del Plan Regional Aysén, iniciativas nuevas e inversión pública que permita una visión más optimista del futuro de nuestra gente”.