RN Atacama: Empleos de emergencia en el Huasco, una triste realidad que parecía olvidada

La desesperación por la falta de empleo de las familias afectadas, ha llevado a que en las últimas semanas ya no sean los grupos medioambientalistas los que salen a las calles a manifestarse, sino los ciudadanos comunes y corrientes que sufren la falta de ingresos para sus gastos básicos.

Sin duda alguna, la provincia del Huasco es la que presenta la más alta variedad de sectores productivos dentro de Atacama. En base a sus riquezas naturales, sus comunidades tienen insertos proyectos productivos de los sectores minería, agricultura, turismo, construcción, comercio, transporte, pesca, entre otros. Sin embargo, los 29486 trabajadores y trabajadoras (Encuesta CASEN 2011) de las comunas de  Vallenar, Huasco, Freirina y Alto del Carmen se encuentran inmersos en una creciente falta de trabajo, situación que se endurece día a día con la paralización de los proyectos de inversión que han dejado a Atacama como la segunda región a nivel país con el peor desempeño económico (decrecimiento de 5,1%), en el trimestre móvil Abril – Julio 2014 (INACER, INE).

La desesperación por la falta de empleo de las familias afectadas, ha llevado a que en las últimas semanas ya no sean los grupos medioambientalistas los que salen a las calles a manifestarse, sino los ciudadanos comunes y corrientes que sufren la falta de ingresos para sus gastos básicos.

Frente a esta difícil situación, la salida parche que ve con buenos ojos el gobierno, es la implementación de los empleos de emergencia. Comenzando por Freirina, con 15 empleos de emergencia que administrará la municipalidad número no significativo al compararlo con las 2534 personas en condiciones para ejercer un trabajo (Encuesta CASEN 2011). Pero esta estrategia, no es nueva dentro de los gobiernos de la concertación, a fines de la anterior administración de Michelle Bachelet se habían implementado en Atacama alrededor de 1985 empleos de emergencia, destinados a hombres y mujeres que recibían como pago a su trabajo, de media jornada, algo más de $90 mil pesos al mes.

En base a este contexto, el Vicepresidente de RN Atacama, Cristian Viñales González, indico: “Durante el gobierno del presidente Piñera, fuimos capaces de crear más de 22 mil empleos de calidad para las personas de Atacama (con imposiciones y contratos de trabajo), bajando los programas de empleo de emergencia de 1985  personas (año 2010) a 200 cupos en el año 2013. Esto se debió, a que los trabajos ofertados por las empresas que llegaron a invertir  presentaban sueldos mejores, lo cual fue beneficioso para todos. Ahora, a 6 meses del actual gobierno hemos empezado a perder fuentes de trabajo afectando a los ciudadanos de menor calificación laboral.

“A la alianza le preocupa enormemente esta situación, por lo que hacemos un llamado al gobierno a que fije metas de generación de empleo de calidad por cada año de su administración”, agregó Viñales.

Finalmente, señaló que “la gente de Atacama ya no quiere sueldos de media jornada, porque eso conlleva solo a miseria, pobreza y marginalidad. Exigimos al Intendente Vargas que deje de crear tantas mesas de conversación en donde no se decide nada, y de una vez por todas ejecute planes de acción para promover la inversión y el empleo”.