Renovación Nacional destaca “unidad y trabajo en equipo”, tras convertirse en el partido más votado en las elecciones municipales

Como un triunfo que no fue fácil, pero que se consiguió “trabajando en terreno”, junto a los dirigentes y candidatos. Así definió el presidente de Renovación Nacional, el diputado Cristián Monckeberg, los resultados que posicionaron a su partido como el de mayor votación en el país, en la última elección municipal.

La colectividad de calle Antonio Varas no sólo lideró en la cantidad de votos en concejales, sino que también aumentó de dos a cuatro las capitales regionales con alcalde RN y de seis a 14 las capitales provinciales.

Tras participar de una reunión con dirigentes, alcaldes y concejales electos de Chile Vamos, Monckeberg afirmó que toman estos positivos resultados con “mucha humilidad” y que desde ahora se inicia una nueva etapa.

“Yo repetí hasta el cansancio que cuando iniciamos esta campaña era muy cuesta arriba, había muchas dudas, pero teníamos convicción y había ganas de hacer las cosas de manera distinta. Si hay algo que destacar es la unidad como enfrentamos esta elección municipal y el trabajo en equipo y la convicción de que las cosas se podían hacer de manera distinta y que podíamos tener buenos resultados”, expresó el presidente Cristián Monckeberg.

 

En esa misma línea, el timonel de RN explicó que a partir de ahora comienza una nueva etapa y que los resultados alcanzados se los toman con calma, agregando que de ellos depende replicarlos en la próxima elección parlamentaria y presidencial.

 

“Hoy no estamos para decir que somos los campeones del mundo, ni mucho menos. Al revés, tomamos el resultado con humildad, con lo que significa el respaldo de la ciudadanía, sabemos que hay que hacerse cargo de muchas inquietudes ciudadanas y de nosotros depende que esta nueva etapa de la coalición tenga buen resultado”, sostuvo Monckeberg.

 

Respecto a la actuación de Chile Vamos, desde RN comentan que con la incorporación de los nuevos partidos se logró avanzar en una coalición distinta, más inclusiva, donde la diversidad era “sumamente importante”. En total, el conglomerado opositor consiguió 144 alcaldías a nivel nacional, tres más que la Nueva Mayoría.