Reformas: ¿Error en las prioridades, soberbia o tozudez?

Por Lucía Muñoz S., Presidenta RN Región de O’Higgins.

Un poco de todo creo que es lo que dice, hace y sin duda siente la Presidenta, ya que su estilo único en nuestro país, ha ido dando el tono de cuales son sus pretensiones y de cuales de sus ideales son intransables desde su visión política de izquierda.

El traspié sufrido con el Tribunal Constitucional en tema de la glosa presupuestaria por la gratuidad en educación, ha generado no tan solo incertidumbre a los actores como son: los alumnos, familias y rectores de instituciones de educación superior, sino que la percepción de la recurrente improvisación del gobierno y de que ha primado la tozudez sobre la sensatez, que muchos podríamos calificar de soberbia.

Falta de trabajo prelegislativo, es la queja de parlamentarios de la Nueva Mayoría, también de personeros de la ex Concertación y por cierto de los partidos de la oposición, pero todas esas opiniones, no han sido consideradas adecuadamente y nos encontramos con un gran déficit en el día a día, que ha generado tantos desaciertos y vergonzosos desaguisados en las propuestas de las hasta hoy compulsivas reformas.

Me parece desolador sentir que algunos crean que para gobernar, basta con tener la mayoría en el parlamento y un abrumador equipo de asesores reformistas. Que poco importa el malestar y opinión de la oposición y mucho menos de la mayoría de los chilenos.

Como broche de oro las regiones debemos además sentir la falta de voluntad para ir en la línea correcta de la descentralización (tan vapuleada hasta hoy) al reducir atribuciones a los Consejeros Regionales, que sin duda afectan directamente a la gestión administrativa regional, que debería buscar ser además de eficiente mucho más efectiva en el uso de los recursos disponibles para las regiones y sus respectivas comunas. Estas y otras decisiones evidentemente afectan a la credibilidad, ya que se dicen grandes discursos, pero en definitiva se hace otra cosa diferente y muchas veces lo opuesto.

A pesar de las diversas reacciones y resultados de las encuestas, seguimos viendo muchísima tozudez y soberbia en la toma de decisiones y estamos un estilo que esta lejos de lo que quisiéramos percibir de un mandatario y sobre todo de una mandataria. Por ser mujer debería ser mucho más receptiva a las necesidades reales y prioritarias de quienes vivimos en este querido país y no seguir creyendo que es una iluminada y la salvadora de todos.

 

 

Publicada por El Tipógrafo.