Prokurica proyecta los alcances que tendrá en Atacama la “Ley de Presupuesto 2016”.

Como un “presupuesto con la prioridades cambiadas”, calificó el Senador de Renovación Nacional (RN), Baldo Prokurica, el recientemente aprobado Presupuesto Fiscal 2016, quien además realizó una proyección de lo que significará –dicho presupuesto-, para la Región de Atacama durante el próximo año.

“Resulta pertinente realizar un análisis del Presupuesto Fiscal 2016, ya que claramente el gobierno tiene las prioridades cambiadas… la brújula perdida”, indicó Prokurica.

Lo anterior –a juicio del Senador por Atacama-, obedece a que “en un país como el nuestro, donde solo en un año han ocurrido siete catástrofes naturales, este gobierno le rebaja en 4% los recursos a la Oficina Nacional de Emergencia (ONEMI) o en un país donde todos los días hay denuncias de mal uso de recursos del Estado, se le rebajan los recursos a la Contraloría, donde se suma que no se ha nombrado a su titular por más de cinco meses”.

Prokurica además argumentó –que a todo lo anterior, por ejemplo- en el Presupuesto 2016, a uno de los países más mineros del mundo, se le reducen los recursos a Sernageomín”.

¿Qué significará el Presupuesto 2016 para la Región de Atacama?

En el ámbito local, el Senador RN por Atacama detalló los temas que no avanzarán el próximo año, debido a la recientemente aprobada Ley de Presupuesto 2016.

“Existen un conjunto de temas que se verán perjudicados en nuestra región”, indicó.

Por una parte, “este proyecto no contiene los US$500 millones que la Presidenta de la República había comprometido para Atacama, y que estarían contemplados en esta Ley de Presupuesto 2016”.

En segundo lugar, “no hay un centavo para compensar a aquellas personas que resultaron afectadas por Minas Antipersonales o Uxos (en su mayoría de la Comuna de Caldera)”.

En tercer lugar, en este Presupuesto 2016, “no existen recursos para pagar el denominado ‘Bono Atacama’ a los funcionarios públicos de nuestra región”.

“Además, tampoco existen los recursos para Compensar Tarifas –Sustentación para la Pequeña y Mediana Minería del Cobre-, lo que tendrá graves consecuencias, ya que estamos viviendo una situación muy compleja con los pequeños productores –ya habiendo desaparecido un tercio de ellos-, debido a la baja del precio internacional del cobre”.

Además, “no existen recursos para financiar las dos obras hidráulicas de Atacama, como son los Embalses Lautaro 2.0 –Provincia de Copiapó-, y El Carmen –en la Provincia del Huasco-, lo que frente a la sequía que nos afecta resulta ser un grave error”.

En el ámbito de la salud en Atacama, la Ministra de Salud dio a conocer hace algunos días, el 6º cronograma de inversiones en materia hospitalaria, donde el Hospital de Huasco y Diego de Almagro siguen en medio de un manto de dudas.

En agosto del 2014, se informaba la realización del estudio preinversional, el 2015 el diseño y los años 2016 y 2017 la construcción y posterior puesta en marcha del nuevo recinto para la Comuna de Huasco.

Al ver el nuevo cronograma, el nuevo Hospital de Huasco se encuentra recién en etapa de preinversión, lo que significa que la construcción, siendo optimista, recién podría iniciarse a fines del 2016 o principios del 2017, pues una vez aprobada la preinversión se debe licitar el diseño y posteriormente licitar su construcción, que en su mayoría será financiado con recursos del FNDR, es decir con recursos de la propia región y no recursos frescos del gobierno central.

Por todo lo anterior, esta es “una Ley de Presupuesto 2016, que nos niega recursos indispensables para la Región de Atacama, pero que si tiene recursos para aumentar en miles los cargos a honorarios en la estructura estatal –trabajo precario-, que su mayoría obedecen a un determinado sector político, más que al sector productivo”, enfatizó el legislador.

A lo anterior, se suma que sí estarán disponibles en el presupuesto 2016, “más de $2 mil 700 millones para contratar a un grupo de personas para recorrer el país, asesorando al gobierno para una nueva constitución”, concluyó Prokurica.