Presidente de RN Quilpué critica proyecto de carrera docente y pide término efectivo del “agobio laboral”.

Quilipué.- Una dura crítica al proyecto de ley sobre desarrollo de la carrera profesional docente, hizo el presidente de Renovación Nacional Quilpué, Dimitri Morales Lanas.

El dirigente y asesor legislativo por 25 años en la Cámara de Diputados, señaló que “una vez más el gobierno envía a trámite un proyecto de ley inconsulto y que no respeta los acuerdos a los que ha llegado con los gremios, en este caso, el Colegio de Profesores.”

Agobio Laboral

A modo de ejemplo, Morales indicó que el texto enviado por el Ejecutivo no termina con “el agobio laboral”, pues mantiene la “sugerencia” del Mineduc para que los profesores no planifiquen clase a clase, dejando al arbitrio de los sostenedores (DAEM, Corporaciones y otros), tal situación. Es decir, “los empleadores pueden interpretar la ley a su antojo aunque perjudique a los docentes”, señaló.

El dirigente político indicó que si un profesor tiene 38 horas aula, le pagarán entre 3 y 4 horas de planificación, si es que las cumple, y no lo mandan a cubrir licencias de colegas en sus horas de planificación, que supuestamente son “libres para planificar”.

El presidente comunal de RN y asesor legislativo, explica si ese docente tiene como asignaturas Lenguaje, Matemáticas e Historia,  y se le paga 4 horas de planificación, con las que alcanza a cubrir – supuestamente- la planificación de lenguaje, ¿qué pasa con las otras dos asignaturas? La realidad, explica Morales, es que los profesores deben planificar las asignaturas faltantes en casa (horas no cubiertas, igual, horas no planificadas). Visiblemente molesto se pregunta ¿es eso justo?.

Estatuto Docente

Otro punto crítico para Dimitri Morales, es que el Estatuto Docente establece la planificación año a año. Es decir, listado de contenidos, objetivos y habilidades a lograr. ¡Eso señala la norma!; sin embargo, la exigencia de clase a clase (agobio laboral), indica que debes escribir lo que haces desde que entras al aula hasta que te despides, incluso la formación valórica que haces dentro de la sala, obviamente todo escrito para tener evidencia que el profesor “está trabajando”.

¿Por qué sucede esto? ¿Por qué el Ministerio de Educación no lo regula y termina con “la sugerencia” y así elimina del empleador (sostenedor) la facultad para establecer como se planifica?.

A juicio de Dimitri Morales, la ley debe establecer de manera clara, por una parte, que todas las horas de planificación deben ser pagadas y, por otra, la entrega de recursos adicionales para contratar más docentes que permitan cubrir dentro de los cursos, las horas que el docente estará fuera del aula planificando sus clases, y así terminar con la presión a que se ven sometidos los docentes, afirmó.

Norma

Dimitri Morales indica que el Colegio de Profesores  emitió en marzo pasado un donde definió como agobio; “todas aquellas tareas que, dentro del marco legal actual, sobrepasa la jornada laboral y responsabilidades pedagógicas convenidas en las funciones del docente de aula”.

Por otro lado, explica el gobierno el 31 de marzo emitió un documento en que indican los temas tratados en la mesa: planificación de las clases, sobre horas lectivas y no lectivas, sobre las vacaciones de verano y un otros donde se tratan temas como uso de cámaras de vigilancia, derechos docentes reconocidos en la normativa educacional, trabajo administrativo en el marco del proyecto de integración escolar (PIE), mejoramiento de la infraestructura, pago de deuda, consejo escolar y consejo de profesores.

Sobre la planificación –sostiene- la normativa vigente no exige obligatoriamente la planificación clase a clase, aunque señala la importancia de planificar para cumplir con los contenidos curriculares de los planes y programas. Sin embargo no se habla de ningún tipo de fiscalización o cómo denunciar el agobio, ya que la normativa vigente no lo realiza ni lo obliga, más cabe cuestionarse que siempre estará al alero de las exigencias de los directivos.

Sobre las horas lectivas y no lectivas se indica que las actividades no lectivas deben realizarse durante la jornada laboral ajustándose al decreto supremo N°453. El ordinario sólo recuerda la normativa vigente, tampoco propone nada para solucionar el agobio laboral. En definitiva, la nebulosa absoluta.