No me bajen del Metro

Por Manuel Aguilar – Concejal de Pedro Aguirre Cerda

A finales del año dos mil doce, el entonces Ministro de Transportes del Gobierno del Presidente Piñera, señor Pedro Pablo Errazuriz, daba el vamos a las obras de la nueva Línea 6 del Metro, que conectaría desde las comunas de Providencia hasta Cerrillos, pasando por la comuna de Pedro Aguirre Cerda.

Sin duda que esta noticia alegró a todos los vecinos de las nuevas comunas del sector sur de Santiago puesto que serían beneficiadas con un nuevo servicio de transporte público, aumentando la oferta para los usuarios, quienes ya había sido afectados por los escasos recorridos dejados por el transantiago en su implementación. Pero a su vez, un beneficio inmediato, era la generación de fuentes de trabajo que las mismas obras ofrecerían a la gente.

La promesa de desarrollo, que obras de esta envergadura ($124 millones de Euros), promueven gracias a los beneficios que la comunidad puede experimentar, aumentan la ansiedad de la “rápida entrega”, sentimiento que se entiende considerando el alto grado de vulnerabilidad de comunas como Pedro Aguirre Cerda, con más de 140 mil habitantes, en que la mayoría de la población tiene sus fuentes de trabajo en comunas distantes en la región metropolitana, provocando largos e incomodos viajes a diario.

Esta realidad detonó la indignación de cientos de vecinos quienes a través de la prensa se enteraron del término del contrato, por parte de Metro S.A, con la empresa encargada de la ejecución de las obras. Sin duda, que es lamentable que empresas que en parte son del Estado, además de tener un “mal manejo comunicacional”, desconozcan la importancia de incorporar la opinión de los vecinos, sobre todo cuando las posibles consecuencias de actos tienen repercusiones directas a ellos, preguntas como ¿Cuál será el futuro laboral, de los vecinos de la comuna que trabajan en las obras? o ¿La nueva empresa dará cumplimiento a los compromisos adquiridos anteriormente con la comunidad en los procesos de participación ciudadana? o simplemente saber ¿Cuál es el real retraso que motivo el termino del contrato? No tienen una respuesta formal al día de hoy.

En mi opinión, las empresas del Estado deben dar las pautas en como tener una mayor sintonía con la opinión pública, y acoger más activamente las sensibilidades de la comunidad, sobretodo en estos nuevos tiempos en que el ciudadano exige mayor y mejor información y participación.