Los dichos de Eyzaguirre

[vc_row][vc_column width=”1/4″][mk_circle_image src=”http://www.pablotestrn.tk/wp-content/uploads/2014/08/sergiomelnick.jpg” image_diameter=”500″][/vc_column][vc_column width=”3/4″][vc_column_text disable_pattern=”true” align=”left” margin_bottom=”0″]Columna de:
Sergio Melnick

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text disable_pattern=”true” align=”left” margin_bottom=”0″]

Este gran economista (que lo es), como ministro reconoce no saber de educación y se caracteriza por la lengua ligera, lo que no es muy apropiado en alguien que lleva esa cartera.

La primera alerta fue lanzar aquello de “la gordi”, que cayó como balde de agua fría sobre la entonces Presidenta, quien lo castigó por harto rato. Ahora todos hablan de “la gordi”, lo que francamente no es muy “nice”. Pero ella lo perdonó.

Ya como titular de Educación, en pocas semanas volvió a hacer batir la lengua, como dicen los brasileños. Partió descalificando duramente a sus ex compañeros de colegio, diciendo que eran todos más o menos tontorrones, pero que aun así ejercían altos cargos. Poco después descalificó a los padres y apoderados de colegios subvencionados, señalando que eran un poco idiotas, ya que se deslumbraban con los nombres en inglés de las escuelas y con el pelito más claro de los estudiantes. Eso cayó como bomba de racimo sobre millones de padres, con justa razón. Y ni hablar de los sostenedores ninguneados.

Luego, quizás sin demasiada consciencia, comparó la reforma educacional con la reforma agraria de Frei y Allende, una historia de hacer las cosas mal, violar derechos de propiedad, generar odios y rencores. Curiosamente, al parecer hoy empieza a pasar lo mismo en educación. Luego fue más allá y dijo que la segregación convertía a la educación pública en una fábrica de patos malos, y que de esos colegios venían los encapuchados. En esa sí que se fue de largo.

Pero no paró. Y dijo que los emprendedores de la educación tendrían que hacer sus pérdidas, es decir, alguna forma de expropiación indebida, me imagino, quizás en el espíritu de la mencionada reforma agraria.

El árbol de los dichos ya estaba sobrecargado cuando se le ocurrió hacer una metáfora entre colegios —los famosos “patines”— y propuso como solución perjudicar a los que estaban bien e igualar hacia abajo. A esas alturas, ya era casi para la risa… o la pena.

La cosa en educación va de mal en peor. Ya muchos en el sector del ministro consideran que la reforma está mal diseñada, que hay improvisación, que las cifras son inexactas, que se han abierto frentes de pugna innecesarios y que no se partió por donde se debía, que era la educación pública. Lo curioso es que él respondió que eran problemas de comunicación, no de la reforma.

Ahí ya nadie entendió nada y vino una nueva improvisación que se llamó “agenda corta”, tratando de comprar voluntades con montos exiguos y en apariencia premiando a los que peor los administran. Entre dicho y dicho, se fue contra la Iglesia Católica y aseguró que estaba asustada. También le salió una veta mesiánica y postuló que estaba elevando el “umbral civilizatorio”. Sorprendente.

La guinda de la torta fue admitir cándidamente que no sabía mucho de educación.

Hoy su ministerio está intervenido políticamente en una parte por su colega de Interior, y en otra por un nuevo secretario ejecutivo de la reforma (que tampoco sabe de educación). ¿Usted entiende algo? Yo, nada. ¿Habrá un Zaldívar que salve a Eyzaguirre?

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]