Los candidatos ganosos ya son 25

Por Sergio Melnick

Entre los muchos errores de nuestra clase política, el acortamiento del período presidencial sin posibilidad de reelección es especialmente grave. Cuatro años no le da espacio a ningún gobierno para plantear reformas realmente estructurales, y es tragado por las contingencias. Si por alguna razón se tropieza al inicio, es muy difícil recuperarse. Es el caso del actual gobierno.

En estas circunstancias ocurre que se precipita inevitablemente la carrera presidencial, lo que es dañino para cualquier administración. A cinco meses del inicio del gobierno, el tema ya llegó para quedarse. Lo interesante es observar quienes son los “ganosos” (declarados o no) y monitorear cómo se va a ir desenrollando la madeja.

Veamos los personajes en cuestión. Resaltan de inmediato los que podrían llegar a la final, que son Piñera, ME-O y Velasco. Ellos tienen que ordenar filas y generar alianzas con los partidos tradicionales, lo que no es cosa fácil. ME-O requiere a la Nueva Mayoría, Piñera a toda la Alianza, más algo, Velasco un decidido apoyo de la DC, que tendría que dividirse.

En las tiendas tradicionales, los aspirantes al trono son a mí entender los siguientes: En el PPD Girardi, Lagos Weber y Tohá. La pole position la tiene Lagos Weber, afirmado por el manejo del tema tributario. En el PS la cosa es más difícil, probablemente saldrá la carta de Isabel Allende. El PR insistirá una vez más con Gómez en las primarias, pero es sólo un gesto simbólico. El PC no tiene cartas presidenciales por el momento, pero podría ir a primarias con una versión 2.0 tipo Arrate, dependiendo cómo vea el escenario.

En la DC los ganosos son Pizarro que no lo puede evitar, Ignacio Walker, y Ximena Rincón la mejor carta, con Orrego que ya trató. Eduardo Frei también quiere, pero no hay por dónde. RN tiene su propia fiesta, y hay al menos tres candidatos claros: Allamand, Ossandón y Espina. Por el costado tratará Lily Pérez que ha señalado su intención presidenciable a quien la quiera escuchar, y sin posibilidad alguna.

La UDI es difícil. Coloma es uno sin duda y ha sido muy mencionado en el partido, Matthei quizás a la revancha, Lavín siempre listo, y Moreira lo ha dicho, aunque nadie se lo crea. El mejor es Longueira, y veremos cómo va su recuperación.

Aunque marginales como candidatos, son la sal y pimienta de estos procesos y algunos podrían insistir en la contienda. Me refiero a Roxana, Tomás, Claude, Sfeir. Parisi es más difícil que terminó muy machucado.

Aún no hay caras realmente nuevas, que quizás son las que más se necesitan. El cambio del sistema electoral es posible que deje heridos y algunas pugnas y de ahí podrían salir nuevos candidatos.

Como vamos es posible que terminemos en el 2017 con 25 partidos o más, y con tendencia inexorable a los tres tercios. A mi juicio no es compatible con un régimen presidencial como el nuestro. Con un Parlamento que se seguirá fragmentando, la gobernabilidad será difícil, y las minorías arbitrarán a su antojo desorientando las mejoras prácticas de políticas públicas.x
Se necesita repensar el sistema político completo antes de seguir haciendo parches que sólo empeorarán la situación de gobernabilidad. Esto incluye un mejor equilibrio de los tres grandes poderes del Estado. La idea de ME-O de un sistema semipresidencial y unicameral es la que más me gusta.