Ley de Tenencia Responsable

Diputado RN Alejandro Santana, por Chiloé y Palena

 

Muchas ciudades de la provincia de Chiloé y en la capital regional Puerto Montt sufren con la gran proliferación de perros abandonados, sin que los municipios, la autoridad sanitaria o la población en general se hagan cargo del asunto con el riesgo sanitario y de seguridad para las personas y ni hablar de las zonas rurales donde las jaurías han acabado con cientos de animales, tema de protección que ha quedado supeditado a grupos animalistas, quienes con escasos recursos se las ingenian para catastrar, albergar o realizar programas de esterilización y así mitigar en parte el problema.

 

La semana pasada se dio un gran paso en la Cámara al aprobarse el informe de la comisión mixta sobre el proyecto de tenencia responsable de animales. Con esto, la denominada “Ley Cholito”, quedó lista para ser promulgada, tras ocho años de tramitación, sin embargo, debemos preguntarnos cuántos de estos animales perdieron la vida o fueron sacrificados mientras que los que abandonaron quedaron en total impunidad. Si bien muchas de estas verdaderas jaurías son lamentablemente parte del paisaje de las ciudades, si queremos potenciar aún más el turismo en nuestra región, debemos actuar con celeridad no sólo con centros de esterilización municipales sino que también proyectar la construcción de caniles con recursos públicos y dar la oportunidad de adoptar a estas mascotas abandonadas con la responsabilidad que este acto conlleva.

 

La tenencia responsable quedó definida como “el conjunto de obligaciones que contrae una persona cuando decide aceptar y mantener una mascota o animal de compañía” y establece medidas y penas para las personas a cargo de ellas, en caso de atentar contra su bienestar; además de instituir un registro, vendedores y criaderos de perros.

 

Si bien las multas puede ser bastantes onerosas no nos olvidemos que los municipios tendrán la misión de fiscalizar el cumplimiento de la ordenanza sobre tenencia responsable, ya que quedará prohibido el sacrificio de perros callejeros. Mucho se nos cuestiona que hemos olvidado la educación cívica pero en esta ocasión tenemos una gran oportunidad de reivindicar los derechos de las mascotas, lejos del abandono, al apuntar a la protección y en pos de mejorar la calidad de vida de los animales, un legado y compromiso que no sólo le pertenece a los animalistas ya que con la ley se hace justicia con quienes incondicionalmente nos acompañan.

Fuente: La Estrella de Chiloé