La derecha y las nuevas generaciones.

Por Marcelo Gutierrez, vicepresidente de la Juventud de Renovación Nacional.

@Marcelogutierre

La centro-derecha vivió su propio “Súper Sábado”. Tanto RN como la UDI tuvieron sus Consejos Generales, y sus resultados son diversos; cambio de logo, postergación de elecciones internas, superación de la crisis de confianza de la política, etc. Pero falta aún para iniciar un ciclo donde nuestra cultura política se identifique con el sector. Según la encuesta CEP, las personas se identifican con las ideas que encarna la centro-derecha: emprendimiento, libertad, esfuerzo personal. Pero se alejan totalmente al preguntarles si se identifican con dicha posición política y es preocupante que esto ocurra tan cerca de las elecciones municipales y a poco más de un año de las presidenciales.

Como bien lo ha explicado Hugo Herrera, estamos fallando en la falta de relato político, algo que nos dé la razón de existir como sector. Chile Vamos está trabajando en ello y pronto sabremos si la respuesta a la pregunta que nos ha perseguido tantos años será la correcta o no. Pero suponiendo que tengamos ya el mensaje correcto ¿Qué nos asegura que no terminaremos matando al mensajero?En estos tiempos de crisis, no se necesita un mesías, se necesita una generación que esté dispuesta a hacer los cambios y otra que le ceda los espacios.

La renovación en política nunca es fácil, es regla general que nadie quiera perder poder ni espacios, pero es el camino efectivo que debe seguir la derecha para empezar a ganar. En Inglaterra un joven David Cameron le dijo al partido conservador que estaba cansado de perder y que quería ganar y fue el comienzo de los nuevos aires de los tories, la respuesta de la dirigencia conservadora fue abrirle paso al nuevo líder.

La derecha ahora debe ponerse de cabeza a crear esa generación, hay liderazgos jóvenes que prometen futuro pero los esfuerzos individuales no sirven, ahora cuando menos se cree en los partidos hay que apostar por ellos y darles confianza a los proyectos colectivos liderados por las nuevas generaciones.

Chile Vamos tiene la oportunidad histórica de entregarle a Chile esa generación de líderes con sentido patrio que piensen en derechos, pero también en responsabilidades, que comprendan que el gobernar no se reduce al buen manejo de la economía, que existen temas que importan tanto como los números:La cultura, el medio ambiente, la educación, equidad, emprendimiento, derechos humanos. En otras palabras, dejar de mirar la política desde una mirada tan economicista y mirarla con más humanidad.

En los consejos generales de los principales partidos de la oposición falto debate en ese sentido, proyectar un ideario para la próxima década, pensar en generaciones y no solamente en elecciones. La derecha debe empezar a actuar con convicción y con espíritu, no solamente por máquina.

 

Publicado en El Demócrata.