Frank Sauerbaum, presidente de RN Biobío, afirma que “la gratuidad en la educación no beneficiará  a los estudiantes más pobres”.

Muy preocupados se encuentran en RN Biobío, por los datos manejados por la OCDE. la que publicó esta semana los resultados del “Estudio Económico para Chile”4 y el “Education at a Glance 2”. Para el partido de la estrella,  lo primero que destacada el estudio es que el acceso a la educación superior ha aumentado en Chile más rápido que en el promedio de la OCDE. En 2012, alcanzó una tasa bruta de 80%, mientras el promedio en el resto de los países OCDE es de 70%. Y, luego, el organismo destacada que la cobertura ha aumentado en todos los niveles de ingresos, aun cuando las diferencias siguen siendo significativas.

Frank Sauerbaum, presidente de RN Biobío y ex diputado por Ñuble, señala “Definitivamente la gratuidad no beneficia a los jóvenes más pobres, la OCDE no aprueba la política de gratuidad y, respecto del beneficio que acaba de incorporarse al Presupuesto de 2016 para el 50% de los alumnos más vulnerables que asisten a las Ues. CRUCH, señala: “, esto contribuiría a reducir las restricciones económicas de acceso a la educación superior para muchos estudiantes de familias con rentas medianas o bajas. No obstante, esta política sería muy costosa y probablemente no garantice que los estudiantes de ingresos más bajos puedan acceder a la educación superior y completarla con éxito”.

Para RN Biobío, menos de la mitad de los estudiantes del 60% más pobre de la población accede a la educación superior, mientras que 9 de cada 10 jóvenes que pertenecen al 20% más rico sigue una carrera universitaria. La OCDE hace dos recomendaciones en línea con las propuestas alternativas de Chile Vamos a las reformas de la Presidenta Bachelet, las que apuntan en un sentido contrario a la recomendación internacional.

Al respecto, el ex –diputado por Ñuble, Frank Sauerbaum indica, “En primer lugar, para ampliar el acceso a la educación superior: se recomienda ampliar los préstamos contingentes al ingreso y condicionarlos a la mejora de la calidad de las instituciones que lo reciben. Esta política fue adoptada durante el Gobierno del Presidente Piñera, cuando en el 2012 se reformó el sistema de créditos estudiantiles, reduciéndose la tasa de interés de 6% a 2% y estableciéndose un sistema de pago contingente al ingreso, equivalente al 10% de la remuneración. Otra recomendación es concentrarse en la primera infancia.

Sauerbaum agrega, “Puesto que las principales barreras para que los jóvenes más pobres lleguen a la educación superior provienen de las debilidades de la educación escolar, la OCDE recomienda a Chile concentrarse en la educación de primera infancia. La recomendación es clave, pues es justo lo que el Gobierno parece haber desechado en la reforma educacional que impulsa desde marzo de 2014”.