El programa de recambio de calefactores del gobierno está echando humo negro.

Como una “tomadura de pelo y una falta de respeto hacia los beneficiarios”, calificó el diputado Bernardo Berger (RN) la respuesta del gobierno ante las denuncias de incumplimiento del Programa de Recambio de Calefactores.

“El remedio salió peor que la enfermedad, ya que estas familias antes de ingresar al programa no estaban pasando frío, pero ahora están sintiendo la humedad e inclemencia del clima valdiviano, por la culpa de ineptitudes y descoordinaciones de servicios públicos que en vez de asumir su responsabilidad y solucionar el problema, salen a culpar a la empresa proveedora de los calefactores”, afirmó Berger.

El parlamentario agregó que es inaceptable que “ahora el gobierno diga que también retirará los 372 calefactores ya instalados y funcionando, lo que es una señal clara de que el reemplazo de artefactos de calefacción residencial está echando humo negro, y a mi juicio es la punta de la madeja de un programa que está mal conducido y mal diseñado”.

El diputado Berger insistió en que el gobierno debe dar una solución pronta y efectiva a las familias que confiaron en el subsidio del Ministerio del Medio Ambiente, y aportaron alrededor de 100 mil pesos en cuotas, los que ahorraron, con la finalidad de cambiar sus artefactos por unos más eficientes y menos contaminantes.