El colapso del Puente Pedro de Valdivia.

El colapso del Puente Pedro de Valdivia es indiscutible y se mantendrá hasta que se concrete una solución real. El Cau-Cau por sí mismo no resuelve la situación del eje Alemania-Los Robles, como tampoco lo hará la alternativa de Los Pelúes. Por tanto seguir estirando en el tiempo una intervención concreta es una majadería que sólo dilata lo evidente para los valdivianos.

Hace varios años se avanzó en la idea del puente paralelo adosado al actual siguiendo el modelo del Calle-Calle. Es a todas luces lo más lógico, y el área fue planificada para ello, con acceso y/o salida tanto en Carampangue como en avenida Alemania.

De ahí que lo más prudente es ganarle al tiempo y retomar la idea de intervenir el cabezal de av. los Robles, angostando el frontis del parque Prochelle, pero alargando su extensión hasta Avenida Los Laureles, de forma de redistribuir las especies arbóreas en su borde y ganando más área verde para la ciudad, a la vez que se resuelve de una forma más concreta el embotellamiento de los accesos del viaducto que es la madre del cordero de este problema.

Un nuevo colapso es inminente este verano que viene. La gente no quiere más promesas. Porque no vaya a ser que junto con lamentar los nuevos tacos, también tengamos que lamentar un accidente de proporciones por falta de diligencia.