Los parlamentarios, además, condenaron las imágenes en que aparece un jefe de cocina profiriendo graves insultos a sus subalternos en la comuna de Buin.   

El diputado de Renovación Nacional (RN), Gonzalo Fuenzalida, y su par de la DC, Gabriel Silber, se reunieron con el ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg, para pedir la clausura temporal de los locales de la cadena de restaurantes “Piccola Italia”, a fin de que se efectúe una profunda fiscalización para constatar el debido cumplimiento de la legislación laboral hacia sus trabajadores.

Tras la cita, el legislador Fuenzalida condenó las imágenes en que se ve a un jefe de cocina insultando con graves epítetos a sus subalternos -según la denuncia- porque uno de ellos se comió un trozo de torta sin pagarla.

“El maltrato a los trabajadores en Chile no es aceptable. No lo podemos permitir y la verdad es que frente a los hechos y las imágenes que conocimos, hemos venido a presentar una denuncia, solicitando que la Dirección del Trabajo, y eso es lo que hemos pedido al ministro Monckeberg, ejerza toda la tutela y garantía de los derechos fundamentales de los trabajadores”, manifestó el parlamentario RN.

Asimismo, el diputado oficialista agregó que “la idea es que se pueda hacer toda una fiscalización del pago de cotizaciones, de las condiciones sanitarias, del pago de las propinas, del maltrato y acoso laboral, para después de eso ver si se puede aplicar las máximas sanciones, que pueden llegar hasta la clausura del local”.

“Creemos que es urgente que dentro del plazo menor que tiene la Dirección del Trabajo pueda ejercer todas las acciones de fiscalización y podamos corregir este maltrato que está ocurriendo en estos locales, y también sirva de aviso para muchos otros lugares donde se maltrata, se acosa, donde se cree que los trabajadores son prácticamente esclavos y no se respeta la norma laboral, las reglas para tener una convivencia y un trabajo digno”, indicó Fuenzalida.

Por su parte, el diputado DC Gabriel Silber se sumó a la condena por el maltrato laboral que evidenciaron las imágenes. ”Han causado indignación y escándalo en la opinión pública debido al nivel de maltrato y falta a la dignidad de sus empleados”, dijo.

Además, el parlamentario de la falange también solicitó que la Dirección del Trabajo “realice una acuciosa fiscalización en los locales de dicha cadena para verificar el cumplimiento del Manual de Higiene y Seguridad; la existencia de la nómina actualizada de los trabajadores con sus respectivos contratos laborales; la adecuada regulación de contratación de extranjeros; los sistemas de pago de propinas a los garzones; el manual de prevención de acoso laboral y sexual; y toda la demás normativa aplicable y fiscalizable en terreno”.

En ese sentido, el legislador solicitó que se evalúe la clausura de los locales de la cadena “para poder realizar una adecuada y profunda revisión de todos los antecedentes que hemos pedido. Además, le pedimos que una vez concluido el proceso de fiscalización, se nos remita copia del informe respectivo para evaluar la eventual responsabilidad de otros servicios públicos sobre la misma materia”.

“Lo que queremos saber es si este es un patrón de conducta generalizado por parte de esta empresa. También nos llama profundamente la atención es realmente el manto de silencio respecto de los trabajadores que al parecer por miedo no se atreven a sacar la voz y denunciar”, finalizó.