A casi un mes de los violentos ataques que sufrieron parlamentarios de Renovación Nacional (RN), e integrantes de la comisión de Educación, durante una visita inspectiva al Instituto Nacional (IN), los legisladores Luis Pardo, Sebastián Torrealba y Hugo Rey concurrieron hasta el Centro de Justicia de Santiago con el objetivo de interponer una querella contra los adultos que incurrieron en estos hechos.

Uno de los más afectados durante el ataque en el IN, Luis Pardo, quien recibió golpes, patadas e incluso le lanzaron café caliente en pleno rostro mientras ingresaba al establecimiento, explicó que la acción legal es “contra de las personas que han sido plenamente identificadas e individualizadas. Algunos de ellos son apoderados del Instituto, todos son adultos y que el pasado 8 de julio nos recibieron con agresiones de distinta naturaleza en una visita oficial al recinto educacional”.

El parlamentario agregó que “más que reclamar por lo que fuimos objeto nosotros, es solidarizar con las familias y con los alumnos que a diario sufren violencia de parte de encapuchados y de aquellos adultos que propician la violencia. La finalidad de este trámite es sancionarlos drásticamente, dar una señal y también colaborar a que se individualicen y se identifiquen a aquellas organizaciones de adultos que están detrás de estos actos». 

En tanto, el diputado Sebastián Torrealba enfatizó que como parlamentarios «vamos a defender la Educación Pública siempre. Vamos a defender a los que quieran estudiar siempre. Y vamos a luchar en contra de los violentistas. Vamos a luchar en contra de aquellos que quieren atemorizar a una comunidad escolar completa”.

“Desde Renovación Nacional esta no es la única acción que hemos hecho. Le hemos pedido al Fiscal Nacional que establezca un equipo especial de investigación en aquellos establecimientos públicos donde existe violencia», recordó. Por su parte, el parlamentario Hugo Rey explicó que la finalidad de esta acción legal es “no validar la violencia, no la podemos normalizar. Por lo tanto, nos hemos visto obligados a presentar esta querella por todas estas personas del Instituto Nacional que sufren violencia a diario, que viven atemorizados y en definitiva no tienen muchas veces las herramientas que nosotros hoy día estamos haciendo».