Diputado Santana criticó al Gobierno en manejo laboral tras bloom de algas en la Región de los Lagos

En declaraciones a revista Aqua, el diputado Alejandro Santana por la Región de Los Lagos, manifestó su decepción ante la “pasividad con que las autoridades de Gobierno han enfrentado la nueva crisis que afecta a la industria del salmón” y que ya se arrastra por varios meses.

En esa línea, el parlamentario subrayó que “es una demostración más de la falta de sintonía que tienen con la ciudadanía”.

El despido de 500 trabajadores anunciados este lunes por la noruega Marine Harvest, la mayor productora mundial de salmones, se está convirtiendo -según dijo- en una noticia habitual en la Región de Los Lagos y pese a ello “el Gobierno no ha sido capaz de dar certidumbre a la población”.

El congresista, a principio del año legislativo cuando recién se iniciaba la crisis de la industria salmonicultora producto de la Floración de Algas Nocivas (bloom), solicitó a la Cámara Baja realizar una sesión especial para conocer el análisis del Ejecutivo y las medidas de contingencias a implementar, ya que solo en febrero y marzo dejó una pérdida de 106.000 toneladas, que equivalen al 12% de la producción anual según cálculos de la Asociación de la Industria del Salmón de Chile A.G. (SalmonChile).

En dicha oportunidad y al igual que en la sesión especial de la Comsión de Pesca realizada el viernes 8 de abril en Puerto Montt, Santana dijo lamentar escuchar al ministro de Economía, Luis Felipe Céspedes, decir que “la situación está controlada y que no tiene el grado de catástrofe, pese a que uno cuando habla con los trabajadores y es una realidad muy distinta a la que comenta el Gobierno”.

El análisis de la autoridad, ahondó, tampoco se sustenta con la declaración de SalmonChile en la misma instancia legislativa, al estimar en 5.000 nuevos despidos, lo cual tendría un fuerte impacto en la economía de la zona durante el segundo semestre.

El legislador, quien es miembro de la Comisión Permanente de Zonas Extremas de la Cámara, lamentó que “no haya nada concreto, al menos algo que genere certidumbre y tranquilidad en los trabajadores y sus familias”. Por eso, reiteró el llamado para contar con un programa con objetivos a corto y mediano plazo, “que permita hacer frente a esta crisis que suma un componente no menor, como los efectos sanitarios de la marea roja, que están poniendo en riesgo la salud de la ciudadanía”.