El parlamentario explicó que la iniciativa “fuerza a las compañías a inhabilitar los aparatos
sólo con la solicitud del dueño. Esto protege la vida privada de las personas y desincentiva
fuertemente el robo de celulares”.

El diputado de Renovación Nacional (RN), Andrés Celis Montt, miembro de las Comisiones
de Cultura, Artes y Comunicaciones, y de Derechos Humanos, ingresó un proyecto de ley
que obliga a las compañías telefónicas a bloquear los celulares, en caso de robo, hurto,
apropiación indebida, incluso en caso de extravío o pérdida involuntaria de los mismos.
En otras palabras, la iniciativa apunta a que la inhabilitación del aparato ya no sería una
opción del afectado sino una obligación de la empresa que brinda los servicios.

El proyecto del legislador pretende eliminar la comercialización indebida de los teléfonos
móviles y proteger la privacidad de los usuarios cuando son víctimas de robo, hurto y
extravío, entre otros. En la práctica, bastará que el dueño informe que ha perdido su
celular, por cualquier causa, y las compañías de los servicios de telefonía deberán
suspender la red móvil y el equipo mismo, a través de su IMEI  (International Mobile
Equipment Identity), de forma inmediata.

Asimismo, el parlamentario que impulsa esta modificación a la Ley General de
Telecomunicaciones explicó que “hoy existe la opción de que cada afectado haga el
trámite de bloqueo en forma individual, pero en la práctica se ha demostrado la absoluta
inutilidad de este mecanismo. Por ejemplo, si pierdes tu celular o te lo roban, temes que
la información personal llegue a manos equivocadas y, más encima, después los
delincuentes pueden venderlo y lucrar con el aparato. Eso es algo que con esta normativa
se controla, porque al quedar los aparatos inutilizados, de inmediato ya no podrán ser
revendidos”.

“En nuestro país existen aproximadamente 27 millones de teléfonos celulares en uso. En
promedio, dos aparatos móviles por habitante y esto hace muy lucrativo el negocio de los
teléfonos robados. Para ser más concretos, el año pasado hubo 20 mil casos de
receptación de móviles.  Esto es algo que puede cambiar y solo requiere un poco de
voluntad”, argumentó Celis Montt.

Finalmente, el parlamentario explicó que en su propuesta “la inhabilitación será
permanente, salvo que el dueño solicite expresamente a la empresa del servicio su
rehabilitación, en razón de la recuperación o el hallazgo del dispositivo móvil”.

La iniciativa impulsada por el diputado Andrés Celis Montt fue respaldada por los
parlamentarios Karin Luck (RN) , Marcelo Díaz (PS), Osvaldo Urrutia (UDI, Andrés Longton
(RN) y Marisela Santibáñez (PRO).