La afirmación del parlamentario es categórica tras conocer los sustentos del proyecto de ley que el Ejecutivo enviará al Congreso Nacional para reformar el sistema de pensiones en Chile

A juicio del diputado de Renovación Nacional (RN), Bernardo Berger, «varias décadas de falta de decisión y la incertidumbre de los últimos años ante cambios que nunca llegaron, enrarecieron la cuestión de las Pensiones al límite de lo insostenible. Por eso, el proyecto llega en buen momento y devuelve algo de tranquilidad a millones de chilenos que dependen de la sanidad del sistema, con lo bueno y lo malo, para no perder lo poco y nada ahorrado».

Según el legislador, la iniciativa tal como fue planteada el domingo 28 de octubre por el Ejecutivo es «sólida» y «contundente», y logra rescatar «gran parte de la discusión sobre cómo enfrentar una tercera edad que parte económicamente desvalida; que sin pretender borrarlo todo del mapa como algunos querían, introduce mejoras sustantivas, nuevos actores y responsabilidades; y modificaciones avaladas por el bolsillo fiscal para acortar la brecha entre la jubilación esperada y la que viene con la liquidación mensual».

El parlamentario destacó la «mirada integral en lo social» y la «responsabilidad fiscal» en lo presupuestario, dado que «el proyecto se hace cargo del problema presente, y asume desafíos ante el futuro de un país que envejece rápido y que por tanto no podía seguir eludiendo ni un solo minuto más la toma de decisiones en la materia».

Asimismo, el parlamentario resaltó como fortaleza del proyecto que éste «combina igualmente el interés de proteger a nuestros adultos mayores, a los cotizantes con menos ingresos, a la mujer y a la clase media, con un mayor esfuerzo de empleadores, trabajadores y el Estado. En definitiva, era el proyecto que Chile esperaba hace años».

Por ello, Berger sostuvo que más allá de los matices que seguramente surgirán durante la tramitación legislativa del mensaje presidencial, «ningún buen chileno podría oponerse a algo que al final mejora las condiciones de vida de nuestros compatriotas. Confío en que todas las bancadas se cuadren tras el objetivo al que nos convoca Chile».

Cabe recordar que el proyecto presentado por el Ejecutivo plantea el aumento gradual del 4 por ciento del aporte del trabajador con cargo al empleador; un crecimiento de 40 por ciento del Pilar Solidario que  elevará la Pensión Básica y el Aporte Previsional Solidario; una contraparte estatal a las cotizaciones de la clase media, creciente con los años y mayor para las mujeres; y la postergación voluntaria de la edad de jubilación, en cuyo caso sumará un aporte fiscal adicional en el período para incrementar los montos, con posibilidad de disponer libremente de hasta el 50 por cientode ese adicional llegado el momento.