Diputado Berger por puente Cau Cau: “El silencio de los valdivianos no se compra con obras compensatorias”

Una dura crítica realizó el diputado de Renovación Nacional Bernardo Berger, al reciente anuncio que confirma la voluntad del Ministerio de Obras Públicas de concretar obras en Valdivia, como una manera de mitigar el daño por los problemas en la construcción del puente Cau Cau.

“El MOP no tiene nada que andar compensando, su trabajo es financiar y ejecutar proyectos, pero no usar sus errores como moneda de cambio para comprar el silencio de las comunas afectadas por la negligencia y mala gestión. Aquí no hay que tomar a la ligera, llegar y anunciar obras de compensación para dejar tranquilos a los valdivianos”, aseguró Berger.

El parlamentario fue enfático y calificó de impresentable la forma de disminuir los problemas que han salido a la luz pública por la construcción del viaducto, señalando que no está de acuerdo con el soborno para acallar a la comunidad e insistiendo que es necesario ir más allá en la búsqueda de responsabilidades administrativas y políticas en este caso.

En relación a las obras anunciadas señaló que es una burla, ya que éstas se encuentran en distintas etapas de evaluación en los servicios públicos como, por ejemplo, el Centro de Salud Familiar de Las Ánimas, proyecto que es netamente municipal y del GORE.

“Que me perdone el señor ministro pero aquí no se pueden venir a reír en las barbas de los valdivianos en relación a estos anuncios que no tienen nada que ver con la responsabilidad que debe asumir el ministerio de retomar y acelerar los procesos de reparación y finalización de la ya famosa obra sobre el Cau Cau. El silencio de los valdivianos no se compra con obras compensatorias”, afirmó el legislador.

Berger concluyó diciendo que “esta situación ya no da para más, y estoy al borde de solicitar a la misma Presidenta de la República que considere una situación excepcional para el tratamiento de este caso, para así darle punto final y evitar que se sigan entregando falsas esperanzas, dichos y explicaciones que no llegarán a ningún puerto, con el temor evidente de que la obra quede abandonada, así como también que se empiecen a deteriorar las partes y se pierda finalmente todo lo construido e invertido”.