Diputado Berger demandó medidas especiales para medianos agricultores por impacto de la sequía

Acciones concretas y no más “voladeros de luces” demandó el diputado (RN) Bernardo Berger para combatir los efectos de la sequía, que hoy tiene en jaque a los pequeños y medianos agricultores de la región de Los Ríos.

El parlamentario así lo expuso tras reunirse con representantes de la federación agrícola y ganadera SAVAL y su gerente Miguel Santa María, con quien analizó esta mañana el actual escenario que hoy tiene en un panorama financiero complejísimo a más de 400 productores de la zona.

“Además de tardío el decreto de emergencia agrícola por la sequía, las acciones hasta ahora sólo sirven para paliar en parte  la situación de los microproductores, pero queda un grueso importante, el más numeroso, sin protección ni herramientas, o sea, en total abandono. Estos son los pequeños y los medianos, algo así como la clase media de la agricultura Ahí el Gobierno está en una deuda a la que aún no es capaz de responder con medidas concretas”, dijo.

Berger propuso al Ejecutivo articular cuanto antes facilidades, subsidios, créditos blandos y refinanciamientos de las carteras bancarias en condiciones especiales para los pequeños y medianos agricultores, que son los mismos que quedan fuera de los programas y beneficios ministeriales

“De otra forma, con las pérdidas de forraje, de plantaciones y de capital acumulado producto de la sequía, difícilmente podrán sobrevivir sin endeudarse hasta el cuello. Entonces, ese endeudamiento debe ser socialmente criterioso y velado por el Estado”, advirtió.

Berger añadió que a la sequía se suma un último año nefasto para el sector, con un dólar que castigó severamente las exportaciones, con el precio de la leche y el trigo por el suelo que obligó al segmento medio de la agricultura al endeudamiento.

“A ello se agregan ahora los efectos directos de la sequía y un posible e inevitable nuevo endeudamiento para poder paralizar los daños y preparar nueva  producción para recuperar las deudas”, sostuvo Berger.

“El camino que le estamos planteando al gobierno es, entonces,  generar una parrilla de alternativas financieras a través de BancoEstado, que es el ente estatal que debe estar presto para acudir a las soluciones. Estas propuestas  debieran abordar al menos créditos blandos, con plazos flexibles e intereses bajos; créditos con inicio de pago postergado a al menos 6 meses a un año de contraído; refinanciamiento de carteras globales en condiciones favorables para el deudor”.

Añadió además que, con una mirada de largo plazo, habría que estudiar créditos especiales con subsidio estatal para incorporación de tecnologías de riego, las que hoy son inaccesibles para el grueso del mundo agrícola regional.