Para nadie resultó una sorpresa la caída del crecimiento del país, reflejado en el menos 3,4 % del Imacec de octubre, mes en que iniciaron las manifestaciones sociales en el país. “Esta señal es lamentable”, dijo Sofía Cid, diputada de Renovación Nacional e integrante de las comisiones de Hacienda y Economía de la Cámara Baja.

“Hay que reconocer que la cifra era esperable después de lo sucedido y el nivel de violencia que tenemos en la calle”, añadió la parlamentaria. A su juicio la situación no variará mucho en las cifras que corresponderán a noviembre: “Se viene aún más complejo y esto, claramente, afecta la calidad de vida de las personas porque va de la mano del desempleo, la baja productividad y la imagen país”.

En materia de empleo, cabe recordar que la Multigremial de Emprendedores, que aglutina a la Pymes- motor de la economía del país al generar el 80 % de las plazas de trabajo a nivel nacional- señaló hace unos pocos días que ya han perdido 50 mil puestos laborales, cifra que podría llegar a duplicarse.

La diputada Sofía Cid también recordó que el sector turismo se está viendo desde “ya afectado por la cancelación de reservas, mientras que el sector gastronómico ha sufrido una caída hasta del 60 % en sus reservas. En cuanto a emprendedores, también el impacto ha resultado muy importante a raíz del estallido social que ha significado que muchas de ellos hayan resultado dañados en su infraestructura, hayan sido saqueados o bien quemados por los violentistas que están en contra de las manifestaciones pacíficas y del país”.

Frente a este negativo panorama, Sofía Cid llamó al gobierno a intensificar la agenda social y las medidas que favorezcan a la micro, pequeña y mediana empresa, tan indispensables en el esquema económico del país. “Es fundamental que este sector logre reactivarse, y para ello el gobierno debe presentar nuevas medidas que vayan en su ayuda. La micro, pequeña y mediana empresa, es la columna vertebral del crecimiento de una nación como Chile”. Hizo notar que para lograr esto es urgente que se reestablezca la paz y el orden social en el país.

Por último solicitó al Ejecutivo que baje el IVA, “que es un impuesto regresivo y que afecta principalmente a las familias de menos ingresos, porque los paga en cada acción que realiza diariamente”. Asimismo, recordó que ofició al ministro de Hacienda Ignacio Briones para la eliminación del impuesto específico a los combustibles “que grava en un 36,9% por litro, al chileno de clase de media”.