Diputada Paulina Núñez (RN) insiste en aprobar a la brevedad proyecto que pone fin a camiones encarpados  

 

La parlamentaria RN, junto al diputado Marcos Espinosa (PR), presentó un proyecto de ley que busca modificar la Ley General de Bases de Medio Ambiente, exigiendo a todas las empresas el transporte y acopio de concentrado de cobre y otras sustancias minerales en lugares herméticos.

La diputada de Renovación Nacional por Antofagasta, Paulina Núñez, llamó hoy a las autoridades de Gobierno a colocar urgencia al proyecto de ley que proyecto que obliga transportar y acopiar residuos minerales en contenedores herméticos y poner fin a los camiones encarpados.

Lo anterior, luego que la legisladora recibiera respuesta a un Oficio de fiscalización que envió a la Supreintendencia de Medio Ambiente con el objeto de conocer los resultados de la fiscalización y las medidas de mitigación de la crisis sanitaria producida por el derrame de carbonato de sodio, ocurrida en la madrugada del 16 de agosto del año en curso, en la Av. Croacia de la ciudad de Antofagasta.

En concreto, la respuesta de la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA) señala que “el incidente por el que se consulta, no forma parte del proyecto autorizado mediante la citada RCA, ya que la actividad se realiza por terceros. En consecuencia, se encuentra fuera del ámbito de competencia de la Superintendencia de Medio Ambiente”.

A juicio de la diputada Núñez, “la respuesta de la Superintendencia demuestra que es urgente aprobar el proyecto de ley que busca someter a evaluación a todo proyecto de transporte para que este a su vez cuente con una resolución de calificación ambiental que pueda ser fiscalizada”.

“Hoy, no podemos entregar a la voluntad de las empresas que se sometan a la evaluación del sistema ambiental, porque derechamente no lo están cumpliendo”, subrayó luego.

En esa misma línea, la parlamentaria explicó la importancia de aprobar cuanto antes la moción que actualmente se analiza en la Comisión de Medio Ambiente. “Lo que buscamos con este proyecto, primero, es que el transporte como tal se deba someter a la evaluación del Servicio de Evaluación Ambiental, porque hoy día ni siquiera las empresas tienen la obligación de someter sus proyectos de transporte a la evaluación; y eso trae como consecuencia que no hay ninguna Resolución de Calificación Ambiental que pueda ser fiscalizada por la Superintendencia de Medio Ambiente”.

“Y eso es justamente lo que sucedió el pasado 16 de Agosto en pleno centro de la ciudad de Antofagasta. La empresa Roockwood Litio Ltda. queda impune de su responsabilidad por haber externalizado el servicio de transporte. Eso es simplemente una burla que no podemos seguir tolerando y esperamos que el Gobierno así lo entienda”, concluyó.