“Diálogos ciudadanos y participación” por Daniela Rauld

De las reformas planteadas por el Gobierno luego de asumido este año, en casi todos los temas ha sido propuesta una comisión asesora para encabezar trabajo e incluso preparar aquellos proyectos de ley que deberían terminar las reformas ya anunciadas, a su vez estas comisiones o estamentos gubernamentales involucrados en la confección de estos proyectos han realizado distintos llamados para que los ciudadanos se hagan parte de la discusión generando instancias de participación, derivando esto en la mayoría de los casos en Diálogos Ciudadanos como método para esto.

La región de Aysén no ha estado exenta de estos hitos de participación y durante las últimas semanas han aterrizado en la zona las comisiones de pensiones, descentralización y educación superior, entre otras temáticas antecedidas. Todo hace presagiar que de las conclusiones de estos diálogos serán extraídas las propuestas para las reformas anunciadas, y seguramente es la expectativa de los participantes.

Análisis, debate, ideas que nacen de aquellos que logran informarse y participar de estas instancias, pero, ¿cuán representativas o realmente participativa son?, ¿qué seguridades de ejecución se puede  garantizar en la consideración de las conclusiones en los proyectos de ley finales?, o ¿cuál será el orden en la priorización de las demandas derivadas de estos diálogos en los resultados finales de ellos?. Muchas son las interrogantes que circundan estas jornadas.

Es justo declarar que son buenas instancias de participación, y que se agradecen, pero también es honesto manifestar aquellos legítimos temores del cómo serán tomadas en cuenta, la ciudadanía hoy esta evidentemente más empoderada y espera atenta los pasos a seguir, y es que los temas abordados no son menores.

Si consideramos la sesión de la comisión Bravo de pensiones y la participación de la ciudadanía regional, la principal consideración es que las pensiones y jubilaciones que hoy se reciben tienen legítimos y justos reclamos de parte de aquellos usuarios del sistema, que debe ser actualizado y mejorado, pero si dependiera de esta región no es precisamente una prioridad o solución la alternativa presentada de una AFP estatal, según las conclusiones del dialogo regional realizada por los mismos ciudadanos participantes, pues de 7 grupos de conversación apenas en uno fue un tema a considerar, no así la demanda unánime para que la comisión considere una “pensión regionalizada” en este territorio.

Lo propio sucedió en el dialogo para la descentralización que por cierto tuvo una muy buena participación, y que a diferencia de otras instancias incorporó innovadoramente la posibilidad de que los participantes priorizaran mediante un sistema de votación las medidas sugeridas por los grupos de conversación, aunque también surgen críticas al cómo lograr que no solo los mismos de siempre participen de estas instancias, quizás es necesario considerar que un buen método como este debe ser aplicado sin tanta premura de tiempo, o deben ser mas las instancias similares, hay que trabajar en aquello.

Ahora solo queda esperar que estas comisiones hagan su trabajo final, que terminen de recorrer el país y que sean inclusivos en su análisis final, al menos desde este rincón del país también habrán ciudadanos expectantes que seguramente esperarán con ansias la inclusión de sus opiniones en los contenidos finales de las propuestas, pero el mayor desafío será después, para el Ejecutivo, que debe lograr equilibrar sus deseos y compromisos expresados en el programa de Gobierno, con aquellas demandas expresadas en estos diálogos ciudadanos sobre todo desde las regiones.