Derechos Humanos: la inconsecuencia de la Nueva Mayoría

Durante años la derecha esquivó temas polémicos porque, en muchos aspectos, les apretaba el zapato. Con la conformación de Chile Vamos se buscó dejar esto atrás y marcar posición en todos los temas, sin embargo, uno de los más ausentes sigue siendo los DDHH.

En la izquierda existe una superioridad moral (que la misma derecha cultivó) de que solamente ellos pueden hablar y defender los Derechos Humanos, producto de las graves violaciones a los mismos que se vivieron durante la dictadura. Pero en paralelo elevaban halagos y banderas a las dictaduras de Cuba, Venezuela y Corea del Norte.

En Chile Vamos se asumió la decisión de tomarnos en serio el tema y no solamente limitarnos al periodo 1973-1990. Entendemos que nuestra defensa hacia ellos debe ser permanente a todo régimen y época, que no pertenecen a un sector político y deben ser promovidos por igual, tanto por el gobierno de turno, como por oposición. Es por eso que la defensa a la vida y la libertad deben ser inherentes a cualquier ideología y cuya expresión política debe ser siempre la democracia. Debemos condenar todas las dictaduras sin consideración alguna respecto a su color político.

Hoy en día los Derechos Humanos van más allá de su Declaración Universal. En distintos foros internacionales ya se habla de nuevos derechos emergentes y a las tres reconocidas generaciones de DDHH, se les agrega una cuarta e incluso una quinta generación. Estamos construyendo una centro-derecho moderna y nuestras banderas en este aspecto, incluyen éste debate. Chile Vamos quiere plantear que la debilidad de las instituciones, la protección a la familia y los menores, la pobreza, la brecha del conocimiento, el derecho a condiciones de trabajo equitativas y satisfactorias, la compartida preocupación por los conflictos armados y de violencia, son prioridad en nuestra coalición.

Lamentablemente vemos una falta grave de interés por parte del gobierno, tenemos un INDH que se preocupa de politizar y no de solucionar los problemas existentes. Un caso ejemplar es la muerte de la menor en el interior de un recinto del SENAME, tuvimos un gobierno promoviendo abiertamente el aborto, pero que se mal ocupa de los menores abandonados o que tienen problemas sociales graves. Nuestros menores en riesgo social deberían ser prioridad nacional para todos, son innumerables los casos que detallan el nivel de abandono y abuso que sufren día a día y que lamentablemente parecieran no existir para el país. Nuestra deuda con ellos es gigantesca.

Asimismo, han pasado 4 meses desde que se promulgara la ley de la creación de la subsecretaría de Derechos Humanos, cuyo funcionamiento según el Ministerio de Justicia es: “Ser el órgano promotor y coordinador de las políticas públicas en Derechos Humanos, además de fomentar la promoción y protección de los Derechos Humanos. Será el organismo encargado de elaborar y proponer el Plan Nacional de Derechos Humanos y coordinar su ejecución con otras carteras. Deberá diseñar, fomentar y coordinar los programas de capacitación y promoción de los Derechos Humanos para funcionarios públicos, como también coordinar instancias de participación y diálogo con la sociedad civil en general”.  Pero aún no nombran al titular, o sea, se crean instituciones, pero no hay interés en que funcionen.

Hay un evidente desdén por tomar en serio un plan de Derechos Humanos para nuestro país que sea convocante para todos los chilenos. En Chile Vamos tomamos este desafío con mucha responsabilidad de lograr instalar este debate como parte de la esencia de la centro-derecha y darles respuesta a las dudas que durante años el sector tuvo pendiente.