Chile Vamos y balance 2016: Gobierno cierra el año con administración marcada por el desorden, improvisación y falta de conducción

El presidente RN y vocero de la coalición, Cristián Monckeberg, llamó al Ejecutivo a dejar de lado la ideologización y recuperar el sentido común en 2017. Además, aseguró que fue un gran año para el bloque opositor y que el desafío ahora será realizar una primaria para elegir al candidato presidencial del sector, conformar una lista parlamentaria competitiva y elaborar una propuesta programática que surja desde los partidos.

A solo días que se termine el 2016, y luego de abordar el tema en su habitual reunión del comité ejecutivo de cada lunes, desde Chile Vamos salieron a entregar un balance de lo que ha sido el año en materia política, tanto para el oficialismo como para la oposición.

“Desorden, improvisación y falta de conducción, así se puede resumir lo que ha sido el actuar del Gobierno el 2016”, partió diciendo el presidente de Renovación Nacional, Cristián Monckeberg.

El vocero del bloque opositor destacó que “esto no lo inventamos nosotros, sino que está reflejado en las innumerables evaluaciones ciudadanas. Hemos tenido records en aprobación ciudadana y vemos como la Presidenta Bachelet llegó a tener un 19% de aprobación y al mismo tiempo tener un promedio de aprobación en 2016 del 24%”.

A juicio de Monckeberg, la mala gestión de la administración de la Nueva Mayoría quedó graficada este año con “las reformas emblemáticas que se siguen arrastrando y que no han logrado salir adelante o si se aprobaron no dejaron contentos a nadie”.

“En la reforma laboral la ministra recién asumida lo dijo: ´no dejó contento a nadie´. Ni a los parlamentarios que tuvimos que aprobar esa reforma legislativa, ni a los empresarios y tampoco a los trabajadores. Y el gobierno lo mismo, no quedó contento, no quedó conforme, por algo hubo cambios en el Ministerio del Trabajo”, aseguró el diputado.

De igual forma, Monckeberg señaló que tampoco “la reforma en la educación dejó conforme a nadie y sigue de tumbo en tumbo, sin que exista una solución y una visión clara respecto de que va a pasar, incluso han sido los propios parlamentarios de gobierno los que han dado señales políticas fuertes al gobierno pidiendo claridad respecto de cuál es el destino de la reforma en educación”.

Por otra parte, el timonel RN indicó que otro punto bajo del Ejecutivo durante 2016 fueron “todos los problemas que ocurrieron en el Ministerio de justicia, que hicieron que la ministra de Justicia saliera y que hubiera un cambio de un ministro que lamentablemente más que traer soluciones ha traído complicaciones por lo suelto de palabras y de boca que es y que finalmente no ha abordado los dos temas centrales del Ministerio de Justicia como es gendarmería y la implementación de una política de infancia como corresponde”.

A todo lo anterior, Monckeberg afirmó que hay que sumar “la falta de crecimiento y de desarrollo del país, que obviamente no le podemos pedir crecimiento y desarrollo del país cuando vemos un gobierno que es desordenado, improvisado y con falta de conducción”.

Mientras que respecto a la evaluación de Chile Vamos en 2016, el parlamentario comentó que “consideramos que hemos tenido un buen año, porque hemos ido evolucionando positivamente en torno a los objetivos que nos fuimos planteando. Entendíamos que no podíamos pretender instalar una coalición de la noche a la mañana y la fuimos construyendo con todos los problemas, ripios y complicaciones que ello significa”.

Sin embargo, Monckeberg resaltó que “estamos a puntos de cumplir dos años de una habitualidad que no existía en nuestra coalición de reuniones sistemáticas y permanentes. Con trabajo de fiscalización de los parlamentarios y con reuniones de comisiones temáticas que han ido avanzando y hemos ido logrando tener un planteamiento público coordinado en diferentes materias”.

Para el mandamás del partido de la estrella tricolor, el buen año de Chile Vamos quedó demostrado “en una muy buena elección municipal, que grafica de manera cierta, concreta y real que la coalición nuestra de a poco se ha ido instalando, ganando confianza en la ciudadanía y de a poco se ha ido planteando como una verdadera alternativa de gobierno”.

Así las cosas, Monckeberg advirtió las prioridades que tanto el bloque opositor como el oficialismo deberían tener de cara a 2017.

“El primer y gran desafío es organizar una tremenda primaria. Aquí no hay ni plan A, ni plan B, ni plan C, ni plan Z, lo que hay es un plan único que es organizar una primaria real, concreta, muy participativa y fiscalizada por el Servel y estamos seguros que quien gane esa primaria tiene una tremenda posibilidad de ser el próximo Presidente de Chile”, sentenció el parlamentario.

“Y obviamente -continuó- de la mano con eso un proyecto electoral parlamentario con lista única, donde vamos a hacer todos esfuerzos disciplinados y generosos para poder tener una lista parlamentaria competitiva y una propuesta programática que surja desde los partidos, desde la coalición y apoye de manera importante el trabajo del candidato presidencial que logre el triunfo en las primarias”.

Finalmente, Monckeberg envió un mensaje a La Moneda para 2017: “El desafío es recuperar el sentido común y dejar la ideologización de lado. Y que en este último año de gobierno nos interesa exista una buena conducción y que el gobierno termine bien y que se priorice en determinadas áreas que la ciudadanía está poniendo todos los días sobre la mesa: seguridad ciudadana, salud y el tema de políticas de infancia y del Sename son prioridades que a nuestro juicio -acompañados evidentemente del necesario crecimiento económico que tiene que tener el país- son los temas que a nuestro juicio el gobierno debería priorizar y avanzar”.