Opinion


Leyes y modificación de conductas

El Derecho no es una ciencia estática. Al contrario, tal como señalan figuras de la sociología del derecho como Max Weber o Felipe Fucito, el Derecho interviene y modifica la cultura en la que se inserta, promoviendo o frenando ciertas conductas, según si las permite o prohíbe. Un ejemplo es la  ley del tabaco: para muchos, incluso fumadores, hoy sería desagradable ver a una persona fumando al interior de un restaurante. La ley del tabaco cambió nuestra forma de procesar el hábito de fumar en lugares cerrados, lo que ha cambiado nuestras conductas. De hecho, es probable que hoy se fume menos en espacios cerrados privados.

El problema se produce a la inversa: cuando se le quita una pena a una conducta considerada dañina para la sociedad, se da la señal de que “no es tan mala”. Generar una norma equivale a normalizar la acción. Y esto es algo que no se ha analizado en profundidad a propósito del proyecto de ley de aborto: varios legisladores que lo han apoyado han dicho que son contrarios al aborto -reconocen su nocividad- y que solo buscan despenalizarlo en ciertos casos. Sin embargo, una despenalización importa una legalización implícita. Y esto, además de ser inconstitucional, puede ser perjudicial para la sociedad que todos estamos llamados a construir.

 

Roberto Munita Morgan

Abogado

 

Carta publicada en La Tercera, el viernes 4 de agosto de 2017.

“El Museo”

Por Magdalena Piñera Morel

Profesora de Historia

@Manena

 

Según la columna publicada en La Tercera por Axel Buccheister, la propuesta de Sebastián Piñera de crear un Museo de la Democracia sería para “cortejar y tratar de agradar a la izquierda”. ¡Qué equivocado está! El Museo de la Democracia busca que como país seamos capaces de recordar nuestra valiosa y temprana tradición democrática como nación y el más de cuarto de siglo de sana vida democrática y republicana desde que, a través de una transición ejemplar, con la participación de la inmensa mayoría de los chilenos y reconocida en el mundo entero, Chile recuperó su democracia y creció política, económica y socialmente, gracias al poder del diálogo, los acuerdos y la amistad cívica, para construir, entre todos, un país mejor. En este escenario recordamos a grandes figuras de la centro derecha, como Ricardo Rivadeneira, Francisco Bulnes, Sergio Onofre Jarpa, Andrés Allamand, Alberto Espina, Fernando Léniz, y tantos otros, como el propio Sebastián Piñera, quien, como senador y presidente de RN, fue un actor relevante para lograr importantes y trascendentes acuerdos, para consolidar la democracia y la economía social de mercado, con la entonces Concertación.

Es justamente este sentido de diálogo, acuerdos y trabajo político conjunto, el que tanta falta le hace a Chile hoy, y que tanto anhelan sus ciudadanos. La soberbia que abunda hoy en algunos políticos de izquierda, no ha hecho más que dividir y confrontacionar a nuestro país. Chile merece y necesita hoy políticos que construyan puentes que nos unan y no muros que nos dividan. Recordar nuestra historia democrática, partiendo por la recuperación de la misma, es un imperativo moral y ético, además de un lugar educativo por excelencia para nuestros niños y jóvenes.

El Museo Histórico Nacional termina su recorrido con los anteojos del expresiente Allende. ¿Acaso ahí termina nuestra historia? El Museo de la Democracia justamente busca decir que en Chile la historia no termina el año 1973. Si así fuera, seríamos un país fracasado y sin memoria. Hoy los chilenos, más que nunca, queremos mirar el futuro y retomar la senda del diálogo, los acuerdos y la fraternidad.

 

Publicado el 24 de julio de 2017 en La Tercera.

Derecho a acompañar a un hijo enfermo

Por el senador RN, Francisco Chahuán.

Más allá de lo obvio que parezca, está comprobado que el afecto es un factor fundamental del desarrollo humano y, por cierto, clave en edades tempranas. Está relacionado con la calidad de las relaciones que se forjan con los otros en el ámbito social, además de la seguridad, confianza y la autoestima. Por lo pronto, tanto es así que se ha establecido que las personas criadas con afecto tienen el hipocampo -la zona del cerebro encargada de la memoria- casi un 10% más grande que el resto debido a que ha sido previamente estimulado.

Por eso podría parecer una pérdida de tiempo explicar las bondades del proyecto de ley que crea un seguro para el acompañamiento para los niños con enfermedades catastróficas. Si cualquier persona se desarrolla mejor en un contexto de afecto, resulta evidente la importancia que puede cobrar para la recuperación de un menor el cariño, apoyo y compañía de los padres mientras padece una dolencia.

Esa posibilidad hoy no existe como un derecho. De ahí el compromiso asumido públicamente de tramitar con celeridad la iniciativa presentada por el Ejecutivo hace pocas semanas, de manera que ojalá este año empiece a beneficiar a los cerca de 4.000 menores que hoy atraviesan por situaciones de ese tipo.

Hay que estudiar, analizar y discutir el proyecto, pero no es aventurado prever que muy pocos podrían cuestionar la relevancia de su idea matriz y eso ya es una buena noticia. Un seguro que funcione como licencia médica para los padres de hijos menores de 18 años con enfermedades o accidentes graves pone énfasis en las relaciones paterno y materno filial, porque está comprobado que éstas si son determinantes para el desarrollo cuando hay buena salud, lo son doblemente durante la enfermedad.

En principio, el seguro se activaría cubriendo a progenitores trabajadores de hijos con cáncer, para ampliarse gradualmente a casos de trasplantados, enfermos terminales, además de víctimas de accidentes graves y con riesgo vital. Cada familia podrá utilizarlo hasta por 180 días corridos en el plazo de un año.

Que los niños enfermos tengan la posibilidad de transitar durante tiempos difíciles y dolorosos acompañados de sus padres implica mejorar su calidad de vida y devuelve a los progenitores el ejercicio del instinto vital más primario, que tiene que ver con proteger y resguardar a la descendencia. Acompañar a los hijos en momentos tan duros no es ni puede ser un lujo, debe ser un derecho.

Informe del Sename y la consentida del gobierno

Por Frank Sauerbaum ex Diputado por Ñuble. Ingeniero Comercial-MBA.

Es hora de cambiar la mentalidad y pensar en grande. Pensar en tener lo mejor para nuestras futuras generaciones que disfrutarán de este importante legado, ser una región autónoma. Todo lo ocurrido muestra las debilidades, de fondo y de forma, del Gobierno de la Nueva Mayoría.

La cámara de Diputados ha dado nuevamente un espectáculo lamentable en el caso del informe del Sename. ¿Qué concluye dicho informe? Responsabiliza al Estado de la vulneración de derechos al interior del Servicio Nacional de Menores (Sename) y en los hogares que supervisa. Acusa a la gestión de la exministra Javiera Blanco de negligencia inexcusable por la omisión de medidas frente a hechos graves, como la muerte de la niña Lissette. Propone la creación de una Comisión de Verdad, que entregue información a las familias de los niños afectados. Revela una caída de casi 400% en los recursos para capacitación y falta de control sobre $146 mil millones destinados a programas privados de cuidado de niños. Más de 300 cuentas de proyectos no han sido revisados desde 2014. Incluye más de 60 propuestas para mejorar el actual sistema; y tramitar con suma urgencia el proyecto de ley de adopción que se encuentra hoy en la Comisión de Familia de la Cámara. Una vez que la Comisión Investigadora aprobó el informe de conclusiones hace dos semanas, el Gobierno inició una carrera con la Nueva Mayoría, para asegurar los votos que permitieran su rechazo en la Sala, lo que finalmente se concretó.

Las razones que invocaron durante toda esa jornada los Ministros Eyzaguirre y Narváez, para exigir en sus bancadas el rechazo, era el “uso político” que Chile Vamos estaba dando al informe. Es especialmente reprochable que diputados de la Nueva Mayoría que aprobaron el informe en la comisión, hayan rechazado el mismo en la sala (Camila Vallejo, por ejemplo). Ese hecho prueba que la voluntad de los legisladores fue torcida con objetivos que no se condicen con la gravedad de las situaciones denunciadas. Todo lo ocurrido muestra las debilidades, de fondo y de forma, del Gobierno de la Nueva Mayoría. La profunda inconsistencia entre el discurso de la Presidenta Bachelet, de especial atención a la Infancia, y las decisiones políticas que ponen ese objetivo por debajo de intereses electorales y de otra índole. La práctica de silenciar situaciones que puedan afectar al Gobierno – la muerte de una menor en un hogar, por ejemplo – e incluso alterar los hechos ante la opinión pública, para proteger a sus autoridades.

El permanente manto protector y los privilegios políticos de que ha gozado la figura de Javiera Blanco. La severa crisis de gestión, marcada por la falta de fiscalización de recursos millonarios, cuyo destino es mejorar las condiciones de vida de niños en especial situación de vulnerabilidad (pobreza, abuso, discapacidad). La presión sobre las bancadas oficialistas, para rechazar un informe que recoge información clave para determinar la situación del Sename y los caminos para implementar un sistema nuevo, a la altura de los requerimientos de los niños más vulnerables del país. En conclusión, son razones políticas, al margen incluso de la ética, la que han impulsado al Gobierno a presionar de manera indebida a la Cámara de Diputados, para proteger sus propios intereses. Esas razones contradicen el interés superior de los niños y desmienten el interés particular por la Infancia en el que ha insistido la Presidenta Bachelet, el chileno común se pregunta qué sabe o representa Javiera Blanco que el gobierno la protege con especial celo, quizás no lo sepamos nunca y el drama de los niños del Sename continua.

 

La importancia de votar

Por alcalde de Vitacura (RN), Raúl Torrealba.

Señor director:

A tres días de las primarias, es clave para nuestro sector entender qué se juega Chile el 2 de julio. En esta instancia democrática Chile Vamos debe alcanzar el primer paso para llegar a La Moneda en 2018 y enmendar el rumbo en cuanto a políticas públicas, crecimiento económico, empleo y programas sociales efectivos.

Los acuerdos, el diálogo y el trabajo en equipo son lo que hemos extraviado. Para eso es fundamental el respeto, entender que trabajamos para Chile y no para un sector o nuestros propios egos.

El país demanda políticas públicas en beneficio de todos, pensando en un colectivo y no en un nicho ideológico.  Desde la vuelta a la democracia Chile se ha ganado una buena reputación en base a una política de acuerdos. En los últimos años esto ha sufrido un gran deterioro, que ha generado rechazo por parte de la ciudadanía.

Por eso es tan importante el proceso de este domingo. Somos nosotros, los ciudadanos, quienes tenemos la oportunidad de expresarnos con nuestro voto. Militantes de Chile Vamos e independientes podemos escoger a quien creamos  más capacitado y con más experiencia para convertirse en el próximo presidente de Chile.

El domingo tenemos la responsabilidad de lograr como sector una alta participación en las urnas. Los invito a dar una señal democrática, que demuestre que el país necesita tiempos mejores.

Fuente: La Tercera

Fallecimiento de Olga Feliú

Por Cristián Monckeberg, presidente RN:

Señor director: Olga Feliú fue de aquellas mujeres hechas para derribar prejuicios. Lo hizo con su brillante carrera como abogada, donde aportó al sector público con su agudeza e inteligencia, como presidenta del Colegio de Abogados entre 2011 y 2015 y como legisladora, en el Senado.

Su liderazgo le permitió abrir espacios para otras mujeres en un mundo donde, incluso hoy, los hombres siguen siendo abrumadora mayoría. Dedicó gran parte de su vida al trabajo en la Contraloría General de la República y seguramente fue ahí donde comprendió, más claramente, que lo público es responsabilidad de todos, más allá de las posturas ideológicas personales. Esta premisa fue clave en su vida y en el ejemplo que transmite para las nuevas generaciones.

Jamás se negó a colaborar con los partidos políticos en cuanto equipo de confección de propuestas fuera necesario. En Renovación Nacional, contamos con su inigualable aporte en numerosas ocasiones, sabiendo que encontraríamos en ella no solo conocimientos y experiencia, la perspectiva de quien fue una brillante legisladora y quien conoció en primera persona cómo funciona el aparato público, sino también una gran calidad humana. Quizás por eso, a muy pocos les sorprendió que su nombre apareciera el consejo que creó la Presidenta Michelle Bachelet para combatir los conflictos de interés, el tráfico de influencias y la corrupción, la denominada Comisión Engel.

Claro, Olga Feliú fue humana y también consiguió, en su larga carrera como profesional, críticas de algunas personas que, desde posturas de izquierda más radicales, no apreciaron su trabajo o que no estuvieron de acuerdo con ella en casos de relevancia pública. No obstante, incluso entre ellos, nadie podrá cuestionar que su trabajo fue siempre honesto, su argumentación directa y su búsqueda por el bien común permanente.

 

La última cuenta

Por presidente RN y diputado, Cristián Monckeberg B.

Señor director:
Ayer fuimos testigos de la última Cuenta Pública de la Presidenta Michelle Bachelet. Un discurso que intentó mostramos que estamos ante mandato que dejará una positiva herencia para el país.

Pero palabras más, palabras menos, la verdadera cuenta es la que terminaremos pagando como país los próximos años. Una cuenta amarga, producto de una gestión desastrosa en cada uno de los ámbitos que realmente le importan a los chilenos.

Y es que si bien en marzo de 2014 la coalición de centro izquierda se instaló en Palacio con un cierto apoyo ciudadano, fue quedando prisionera de los eslóganes y ofertones de campaña que no pudieron cumplir.

La Nueva Mayoría (NM) prometió tres reformas emblemáticas que, según ellos, cambiarían la vida de nuestros compatriotas: tributaria, educacional y laboral. Sin embargo, ninguna cumplió lo prometido, todas han tenido que ser corregidas y se han ganado un gran rechazo de la gente.

¿Escenario económico? Ni hablar. Pasamos de un crecimiento de 5,3% en promedio durante nuestro gobierno, aun 2% en la administración de la NM. De igual modo, la creación de empleos cayó de los 250 mil por año que consiguió el Presidente Piñera a solo 80 mil por año que exhibirá Bachelet.

Caso aparte es la situación que se vive en Salud, donde 1.5 millones de personas están en lista de espera por atención no Auge y de los 20 hospitales comprometidos solo han cumplido con la construcción de 5.

Como si fuera poco, la seguridad ha sido un ítem prácticamente abandonado por este gobierno, con casi nulas propuestas que ayuden a combatirla y que ha derivado en un aumento del 19,7% durante este periodo.

En definitiva, ha quedado más que claro que el legado que pretende dejarnos la NM no sintoniza con las prioridades de la gente. Esa es la verdadera cuenta que nos ha dejado la Presidenta y esperamos que en las próximas elecciones los chilenos rechacen seguir pagando los platos rotos.

La última oportunidad

Por jefe de bancada RN Leopoldo Pérez Lahsen

Este jueves en la Cuenta Pública la Presidenta Michelle Bachelet tiene una gran oportunidad… Eso sí, para pedirle perdón a 1.7 millones de vecinos del suroriente de Santiago.

A ellos, a quienes represento y defiendo, les quitó la posibilidad de Salud digna y de calidad, tras impedir la construcción del hospital Sótero del Río apenas volvió a La Moneda en marzo de 2014.

Pese a que en los últimos meses el proyecto se usó como pelota, pasándose de un ministerio a otro, levantamos la voz para decir que con la Salud de los chilenos no se juega.

Esperamos que mañana el Gobierno reconozca que la falta de voluntad y el sesgo ideológico, les pasó la cuenta en gestión de Salud, Educación, Transporte Público, Empleo y Seguridad.

 

Populismo o demagogia

Por Aldo Cassinelli

Director del Instituto Libertad

No hay análisis político del último tiempo que no incluya en su presentación al populismo en alguna de sus versiones. En muchos casos se confunde con algo popular, que alguna relación tiene, pero su conexión política es mucho más profunda, ya que implica una forma de acceder al poder para luego administrarlo y por ello la necesidad de una mirada más precisa del concepto y su aplicación.

El populismo se nutre de la demagogia, así podríamos partir la idea central del concepto y más aún, hace no muchos años en Chile a quienes levantaban propuestas que claramente se encontraban en los límites de la racionalidad política se les tachaba de demagogos. En la actualidad dichos políticos se nutren de la vertiente populista, como si esa fuente les colocara en una posición expectante frente a la población.

Las promesas irresponsables, ser conocedor de una verdad revelada, a la que nadie más ha podido acceder, es fundamental para el líder populista, por una parte trae la solución a los males que aquejan a la sociedad y por otra la presenta de manera fácil para que todos la podamos entender.

Otro elemento clave para quienes se visten de ropaje populista, es el lenguaje el que resulta ser muy simpático, le habla a la gente de manera sencilla, se comunican como un ciudadano normal, esto le permite fijar una relación más horizontal, es uno más de ellos, la distancia no existe, estamos absolutamente conectados.

Podríamos decir que el líder populista nos hace creer que conoce por vivencia los problemas que afectan a los distintos grupos a los que les habla, esa es una característica clave a la hora de entender por qué su relación con la gente se hace tan fuerte, su grado de convencimiento se traslada a sus seguidores y se refuerza mutuamente, en algunos casos se llega a hablar de mesianismo.

Ahora bien, si usted se enfrenta a una persona que tiene algún nivel de carisma, la cual le habla en su lenguaje, reconocible y comprensible, sobre sus propios problemas y como si fuera poco le ofrece soluciones que para usted le resultan de una lógica elemental, estoy seguro que por lo menos se planteará la pregunta de seguirlo. La tentación es real y concreta.

Imagine por un momento que le ofrecieran que ciertos servicios serán gratuitos, que se aumentarán los recursos que recibe sin mayores esfuerzos, le pagarán lo mismo por trabajar menos y que los bienes por los que paga en algún momento los proveerá el Estado sin tener que lidiar con esa tan compleja competencia que se da en ese espacio llamado mercado, porque precisamente para hacer eso es que existe el Estado.

El problema es que no le ha explicado la forma en que el Estado contará con recursos para cumplir con sus promesas, se olvidan de manera absolutamente consciente que cada gobierno es un administrador temporal del Estado y por ello se requiere de responsabilidad en su actuar y que precisamente el Estado se nutre del esfuerzo de cada uno de nosotros para su existencia.

Fuente: La Segunda

Récord histórico en listas de espera de salud

Por el senador José García Ruminot,

Se necesitan candidatos que tengan ideas claras, propuestas prácticas, que sean creativos, que hablen con la verdad. Se requieren modificaciones en la gestión de la salud pública de manera urgente para que la situación no siga empeorando.

 

Los resultados en salud han sido negativos durante este Gobierno y no hay señales de mejorar. La deuda hospitalaria aumenta a un ritmo cada vez mayor, aumentan las Garantías Explícitas en Salud vencidas, no se va a llegar a un tercio de las 5.253 nuevas camas prometidas en campaña, cada vez se destinan más recursos a la contratación de servicios a privados, y las listas de espera siguen aumentando.

 

En enero la lista de espera quirúrgica se encontraba en su máximo histórico, con 268.570 personas. En febrero se alcanzó un nuevo y triste récord, 271.402 personas esperando una operación que les puede cambiar significativamente la calidad de vida, tanto a los pacientes como a sus familias. La lista de espera quirúrgica ha aumentado en 25 mil personas cada uno de los tres años que van de este Gobierno; 24 por ciento de incremento en tan solo tres años.

 

Lista de espera para horas con especialistas también alcanzó su récord absoluto, con 1 millón 627 mil personas, superando en 4 mil pacientes el máximo anterior, que data de junio 2016. Entre ambas listas de espera hay 1.898.648 personas, eso significa que alrededor de un 11 por ciento de los chilenos está esperando atenciones en la salud pública.

 

Por otra parte, resulta incomprensible que con este contexto se insista en incumplir con los plazos para la entrega de datos, que es el único mecanismo de fiscalización con que cuenta la ciudadanía. Ya debiésemos conocer las listas de espera de marzo, pero la información entregada esta semana corresponde al mes de febrero. La ley obliga a informar 30 días después de terminado un mes, pero el Ministerio de Salud pareciera estar sobre la ley.

 

Este Gobierno, hasta el momento, ha reprobado en salud. Se requieren modificaciones en la gestión de la salud pública de manera urgente para que la situación no siga empeorando. Un buen paso sería que el Ministerio de Salud, por respeto a los casi 2 millones de chilenos que esperan atención médica o cirugías, cumpla con sus obligaciones informativas.

 

Fuente: Austral Temuco