Aviso para navegantes.

Por Henry Azurmendi, ex seremi Economía, ex Intendente y presidente regional RN Los Ríos.

 

De las 15 regiones del país, la región de Los Ríos fue la que tuvo el desempeño más malo en su actividad económica en el 2015. Nuestra región fue la única que se contrajo (menos 0,2%). Según datos del INE, desde que somos región, solo en el 2009, en plena crisis internacional, habíamos tenido cifras negativas de crecimiento.

Las razones son varias, pero una que salta a la vista y de sentido común es el estancamiento de la inversión privada en nuestra región. Un botón de muestra es el catastro de proyectos de SOFOFA, que muestra un total de 37 proyectos de inversión, de los cuales la inversión total a invertir bordea los 4.150 millones de dólares, de los cuales queda un saldo por invertir de 4.122 millones de la divisa norteamericana. O sea, casi nula inversión. Las razones de la no inversión son “detenido” o “por ejecutar”.

Otro indicador de inversión: de las 46 iniciativas ingresadas al Sistema de Evaluación Ambiental en el 2015, sólo dos fueron aprobadas. Ejemplos sobran, como la inversión pública en proyectos de pesca artesanal, donde se deben devolver fondos a nivel central. Lo anterior, sumado a factores de falta de competitividad y productividad y a un débil manejo de la política económica regional, da a entender este resultado del INACER.

El aviso de navegantes es para los actores económicos y políticos, de generar espacios de cooperación y consenso, que busquen favorecer el desarrollo de nuevos proyectos de inversión sustentables. Dejando fuera el ambiente nacional convulsivo y reformista, no nos olvidemos que somos una región pequeña, poco competitiva, fuertemente dependiente de la explotación de los recursos naturales y exportación de commodities. Usemos el sentido común, porque si no somos capaces de generar un “pacto social territorial” que involucre a los distintos stakeholders, nuestra economía, probablemente, va a ir de mal en peor.