Acuerdo de Unión Civil y el rol de RN

Por Luis Pereira. Dirigente RN- Coordinador campaña @Derechadiversa
@luispereirav
Hace unos días, vio la luz un proyecto de ley que muchos seguíamos muy de cerca, el Acuerdo de Unión Civil, que regulará la convivencia de personas de igual y distinto sexo, y que tras la firma de la Presidenta Bachelet, quedó convertido en ley e iniciará su vigencia a partir del mes de octubre, una vez concluyan los seis meses necesarios para que las instituciones y organismos públicos se acondicionen para recibir a los nuevos contrayentes.
La promulgación, a la que fui invitado por la Presidencia y las atentas gestiones de los ministros Alvaro Elizalde y Ximena Rincón, contó con la presencia de los máximos dirigentes de organizaciones pro diversidad y destacados actores políticos, incluidos nuestros senadores Alberto Espina y Andrés Allamand.
Hoy, una vez promulgada la ley, hay aspectos que no podemos desconocer y es bueno subrayar. Primero, que esta iniciativa legal fue impulsada por un senador de RN, Andrés Allamand, quien en medio de feroces críticas se atrevió a pensar en dar el primer paso hacia una legislación más justa en materia de convivencia. Segundo, que el proyecto llegó al Congreso gracias al envío hecho por el Presidente Sebastián Piñera, a pocos meses de finalizar su mandato, algo que hoy, convenientemente pocos recuerdan.
Así las cosas, es importante recordar que, a pesar de que sólo tres de los 15 diputados RN votaron a favor del proyecto en la cámara (Monckeberg, Sabat y Núñez), el aporte de personeros RN ha sido constante, tanto en la presentación del proyecto, en el envío al Parlamento y en la votación, gracias al apoyo cerrado del Senador Espina y el Senador Allamand.
Destaco aquí el gran valor del voto a favor de Cristian Monckeberg, ratificando así el compromiso de la mesa nacional con estos temas, respaldado por dirigentes de la directiva comprometidos con la diversidad como Mario Desbordes, que abrió el camino a la diversidad al ser el primer dirigente RN en recibir en la sede nacional a Rolando Jiménez del Movilh y a Luis Larrain de Fundación Iguales, justo en momentos en que desde el sector se observaban trabas al avance de esta iniciativa legal. Mismo apoyo observado en el Prosecretario Felipe Cisternas, uno de los pilares fundamentales a la hora de crear la Comisión de Diversidad Sexual de RN.
Mención especial también para la constante lucha de la diputada Marcela Sabat en la búsqueda de una derecha más diversa.
La nueva ley de Unión Civil me resulta del todo buena, principalmente porque el Acuerdo de Unión Civil es una institución igualitaria, que no discrimina, que fortalece los vínculos de todos los tipos de familia, puntos que sintonizan perfectamente con nuestra Declaración de Principios que entre todos construimos y ratificamos hace unos meses, y que, por sobre todo, se alinean perfectamente con una máxima de la derecha, el respeto a la libertad y por sobre todo a las libertades individuales de todas las personas.
RN debe asumir un rol de defensa de esta iniciativa, en su autoría como en su aprobación, de educación para estar informados e informar y conscientes de la nueva realidad familiar que experimentarán miles de chilenos, ya que esta ley no sólo beneficia a homosexuales sino también a heterosexuales, regula la situación patrimonial y previsional, da un reconocimiento jurídico a la relación modificando también el estado civil por el nuevo “conviviente civil”, entre otros.
Debemos sentirnos orgullosos de que gracias a líderes visionarios como Cristian Monckeberg, Mario Desbordes, Marcela Sabat, Paulina Núñez, Andrés Allamand, Alberto Espina y Sebastián Piñera, hemos entregado a Chile una legislación civil más justa, que bien podría ser el ejemplo para muchos y la oportunidad para seguir en la senda de trabajar por una sociedad más inclusiva y respetuosa de las distintas realidades y opciones de vida de quienes constantemente buscamos representar.