Elección popular de intendentes: “Peor es nada”

Miércoles 02 de noviembre de 2016—. Aprobarlo porque “peor es nada”, fue la afirmación del diputado Bernardo Berger (RN), ante la discusión del proyecto que dispone la elección popular del órgano ejecutivo del gobierno regional.

El parlamentario explicó que esta iniciativa ha sido largamente esperada por el mundo regionalista, ya que otorgaría verdaderas autonomías regionales y una verdadera descentralización, pero sin embargo no sería más que “un proyecto engañoso y mal diseñado, pues no le traspasa competencias y paralelamente le instala un delegado presidencial con esas facultades”.

Berger señaló que apoyará esta iniciativa votando a favor, con el consuelo y esperanza de que el próximo gobierno se tenga ya una  base para poder entregar atribuciones reales al Gobernador democráticamente electo por la gente de las regiones y se elimine la figura del secretario regional presidencial que a su juicio resulta ser totalmente contradictoria a una descentralización democrática y real.

“Apruebo  porque como dijo alguien hace unos días “peor es nada”…. aunque este sea uno más de los proyectos “migaja”, o sea a pedazos y mal acabados, a los que nos ha acostumbrado desgraciadamente esta administración”, enfatizó.

“Esta reforma, viene a ser simplemente una especie de aspirina para quienes tanto hemos luchado por la autonomía de las regiones en pro de un gobierno regional que aborde las verdaderas necesidades locales y descentralice las funciones más necesarias dentro de cada región evitando así  seguir en el abandono y falta de desarrollo en que se encuentran actualmente las regiones”, sostuvo.
Berger agregó que “lo que es aún peor, crea una figura que políticamente pasa a ser un elemento de discordia regional, ya que si el gobernador electo resulta ser de una tendencia política diferente al gobierno de turno, se convertirá en una figura con cero atribuciones ni sentido, que será constantemente contradecida por la figura de un secretario regional presidencial”.

 

El legislador reiteró que esta no sería más que otra reforma muy mal diseñada. “No es más que un marketing político vacío, demagogia que se disfraza de democracia y descentralización -como dije hace unos días, un proyecto que democratiza pero no descentraliza-, que lo único que traerá serán contradicciones políticas a nivel regional, además de un gasto innecesario”.